ECUADOR CENTRAL. OTAVALO - BAÑOS - TENA 

El Ecuador más andino es la casa de ciudades y pueblos bellísimos, impresionantes montañas y volcanes, lagos y cascadas, bosques nubosos, y, más al este, la selva amazónica. Todo ello queda cerca, hay muchos puntos de interés (y diversos) y es fácil moverse… Es decir, el escenario soñado para el mochilero. A destacar en esta ruta:

  • Quito

  • Otavalo y alrededores

  • Mindo

  • Parque Nacional Cotopaxi

  • Circuito Quilotoa

  • Baños

  • Tena

  • Misahuallí

Otavalo y alrededores

Uno de los imperdibles en tu aventura andina esta pequeña ciudad de la provincia de Imbabura. Su sello distintivo es su magnífico mercado de productos nativos (especialmente textiles), uno de los mercados artesanales indígenas más impresionantes de todo el continente. El Mercado de Otavalo en la Plaza de los Ponchos está lleno de formas, colores y aromas, el lugar perfecto para comprarse un par de calentitos (y baratos) jerséis de alpaca y probar rica comida local.

 

El otro punto fuerte de Otavalo son los bellísimos alrededores. Hay mucho por hacer a muy pocos kilómetros, aquí algunos de ellos:

  • Cascada de Peguche. Bonita cortina de agua en un entorno boscoso por el que discurre un senderito muy cuco para caminar.

  • Lagunas de Mojanda. A más de 4000 msnm se encuentra este estratovolcán (Mojanda) lleno de sorpresas acuáticas. Hasta tres lagunas “crecen” en sus cráteres: Karikucha (la más grande), Yanakucha y Warmikucha. El paisaje tipo páramo es una maravilla y hay senderos varios para patear la zona.

  • Laguna Cuicocha. Otra laguna volcánica de escándalo, esta vez a “tan solo” 3000 msnm. Al estar a menor altitud, la vegetación (el paisaje) es muy diferente, más verde en general y con arbustos más altos y flores coloridas. Hay un camino que bordea la caldera.

Quito

La capital del país (así como de la provincia de Pichincha) es una joya arquitectónica a casi 3000 msnm que destila grandiosidad e historia (fundada en 1534) en cada plaza, iglesia y recoveco de la Ciudad Vieja. Es una de las ciudades más bellas que he conocido, quizás por la curiosa mezcla entre lo colonial y lo nativo; las amplias plazas, casi siempre hogar de una espectacular iglesia, templo, basílica o catedral, y las estrechas callejuelas, sedes de elegantes casas y negocios con fachadas bien conservadas; el enclave en que se encuentra, rodeada de cumbres nevadas (entre ellas el Pichincha). Quizás por todo ello fuese la primera ciudad del mundo (junto a Cracovia, Polonia) en ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco (1978).

 

Todo esto lo puedes hacer en Quito: patearse el centro histórico en busca de tesoros arquitectónicos; subir la loma del Panecillo, en pleno corazón del Centro Histórico y ofrecedor de vistas fabulosas; entrar en alguno de los 60 museos que alberga; ir al Monumento a la Mitad del Mundo y ser testigo de interesantes actividades y hechos sobre el ecuador (por ejemplo, ver cómo el agua de un inodoro gira en una u otra dirección estando al norte o al sur de la línea ecuatorial); ir de excursión a las montañas de los alrededores. Además, la capital ecuatoriana goza de una ubicación espléndida, a muy poca distancia de imperdibles del país como Otavalo (norte), Mindo (oeste), o el Parque Nacional Cotopaxi (sur).

Mindo

Si lo tuyo son los pájaros, o las mariposas, o las plantas este es tu lugar. El Bosque Protector Mindo Nambillo da vida a más de 500 especies de aves, 90 especies de mariposas y 170 variedades de orquídeas, por poner varios ejemplos. Paseando por los mágicos bosques nubosos, rebosantes de vida, tendrás la ocasión de ver diferentes especies de colibríes, gallitos de las rocas, y mucho más. Existen además por la zona varios mariposarios y orquidarios. El Área de Bosque es muy extensa, con excursiones varias. Una muy popular es la que te lleva en tarabita (funicular) sobrevolando el frondoso bosque hasta un sendero que empieza bajando una ladera y luego discurre en paralelo a un río (el río Mindo), pasando por bonitas cascadas y pozas en las que refrescarte.

Por otra parte, el pueblito de Mindo está muy bien, muy agradable para pasear por sus calles y relajarse. 

Parque Nacional Cotopaxi

El primer Parque Nacional del Ecuador continental da cobijo a uno de los volcanes más emblemáticos de Sudamérica: el Volcán Cotopaxi. Este cono nevado perfecto de 5897 metros es el segundo punto más alto del país (tras el Volcán Chimborazo) y uno de los volcanes activos más altos del mundo ¡Ahí es nada! Esto unido a los paisajes inhóspitos que lo acompañan son merecedores de una visita. La mayoría de los visitantes no sube hasta la cima, sino hasta una estación/refugio que queda a menos de una hora de desde el aparcamiento. Pero, si te decides, no te preocupes, que no es un ascenso tan largo, pues se empieza la travesía desde una altitud ya muy alta (de hecho, es el ascenso más popular que existe en Ecuador). Dependiendo de tu estado de forma, toda la subida puede llevarte entre 5 y 9 horas (más otras 2 o 3 de bajada). Lo que sí es fundamental es ir bien preparado, ya aclimatado a la altura y con buenas botas para la nieve. Y después el premio: un cráter redondo de medio kilómetro de diámetro del que salen vapores de bienvenida y una panorámica desde lo más alto (casi) de Ecuador.

Circuito Quilotoa

Se trata de un recorrido alucinante entre pequeñas comunidades andinas (algunas con ferias de mercados) cuyo elemento estrella es el volcán Quilotoa, con una laguna de un brillante verde turquesa ocupando su cráter. Se puede caminar alrededor de su perímetro, admirando esta belleza desde arriba, e incluso se puede descender hasta el nivel del agua por una ladera.  Aunque esta es la excursión que todo viajero que se acerque debe hacer, si te has quedado con ganas de un buen trekking por estas tierras únicas tienes a tu disposición unas cuantas en la Reserva Ecológica Los Illiznas (que toma el nombre de unos picos gemelos), que combina ecosistemas de páramo y de bosque nublado.

 

Los pueblos por los que se pasa en el Circuito Quilotoa son: Latacunga (capital de la provincia Cotopaxi), Saquisilí, Zumbahua, Quilotoa, Chugchilán y Sigchos. De todos ellos, los más bonitos para recorrer y/o pasar la noche son Saquisilí, un encantador pueblo andino famoso por su “Mercado de los Jueves”, y Chugchilán, circundado por hermosos parajes para perderse.

Baños

Este popular asentamiento situado a los pies del volcán Tungurahua recibe a viajeros que buscan sensaciones opuestas (o ambas), desde descanso y relajación en sus balnearios y centros de masaje hasta turismo multiaventura haciendo rafting, tirolina o puénting (entre otros). Además, se ubica en el final de los Andes y el principio de la Amazonía (o al revés), recibiendo viajeros que quieren cambiar de aires en sus respectivas aventuras ecuatorianas. Lo cierto es que es un lugar en el que todos paran porque hay mucho que hacer. Sobre todo en los alrededores. La mejor manera de explorar sus bosques, ríos y cascadas es en bicicleta (hay muchas agencias en el pueblo que las alquilan). Hay varias excursiones chulas por allí, siendo quizás la más popular la conocida como Ruta de las Cascadas.

 

Es un descenso de unos 15 kilómetros por la carretera que lleva a Puyo, finalizando en la cascada estrella: el Pailón del Diablo. El paisaje es una pasada, con espesos bosques nubosos a ambos lados y siguiendo en paralelo el cañón del río Pastaza (el mismo que se puede descender en aguas bravas). Aunque no son muchos kilómetros, la excursión merece un día entero, pues hay muchos altos en el camino: miradores varios que ofrecen vistas de cascadas cayendo por el verde de la montaña; tarabitas (funicular) que te cruzan al otro lado del río (más virgen y salvaje), por donde puedes caminar en busca de plantas exóticas, observar pajarillos o sentarte junto a un riachuelo a comer; canopys (tirolinas) que sobrevuelan el cañón y te harán sentir como Supermán; puestos de bebidas, frutas y otros alimentos para recargar energías… Al final se llega al inicio del sendero en picado que te lleva al estruendoso Pailón del Diablo (la bici hay que dejarla arriba). La vuelta a Baños puedes hacerla en bici también, pero al ser cuesta arriba casi todos la hacen en unas camionetas grandes que te llevan a ti y a tu amiga de dos ruedas.

Tena y alrededores

La capital de la provincia de Napo descansa sobre la selva. ¡Bienvenidos a la Amazonía! Aquí puedes disfrutar de la cultura de una ciudad en medio de la jungla y, sobre todo, explorar algunos de los bellos lugares que la circundan. Dos sitios que merecen mucho la pena (y no son muy conocidos) son:

  • Las Cavernas de Jumandy. Aquí puedes bañarte en una piscina de aguas de la tierra y meterte con un guía por cuevas acuáticas en busca de estalactitas, estalagmitas y otras formaciones geológicas con paradas para darse un chapuzón en ríos y cascadas subterráneos. Se puede llegar en taxi hasta la entrada.

  • El Gran Cañón. Apasionante ruta que atraviesa una comunidad rural muy auténtica y penetra en la tórrida selva. Lo mejor de esta excursión es su potente río partiendo en dos la jungla y, sobre todo, unas pozas mágicas de agua cristalina encajonadas entre altas paredes de las que cuelgan lianas y florecen plantas gigantes. Parece el mismo Edén. No hay nadie y es ideal para bañarse como viniste al mundo.

Puerto Misahuallí

Pueblo en mitad de la jungla especializado en ofrecer tours a la selva (hay unas cuantas agencias). Uno de sus curiosos distintivos son los monos que habitan en la propia comunidad, compartiendo la plaza y las calles principales con los lugareños y turistas. Las excursiones a la selva son un poco a tu medida, de un día a una semana (o más si quieres). Si tu presupuesto es reducido, no te vayas más de tres días.

 

No es fácil el avistamiento de fauna, así que no cuentes con ver muchos animales, mas allá de algunos pequeños primates, caimanes, insectos (termitas, arañas, mosquitos) y aves varias. Pero cuenta con vivir una experiencia emocionante y distinta, subiendo por laderas de selva, surcando ríos en canoa, acampando, durmiendo en hamaca o en pequeñas cabañas en plena selva, visitando comunidades indígenas… Y escuchando los sabios consejos de tu guía, así como geniales historias.

Please reload

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies