ECUADOR COSTEÑO. PRIMERA PARTE: GUAYAQUIL - PUERTO LÓPEZ

El viajero tiene que recorrer en paralelo el Pacífico para acercarse a la cultura costeña, llena de preciosas playas, manglares y gente abierta y divertida. Estas tierras tienen el honor de haber albergado a las primeras civilizaciones propiamente dichas en territorio sudamericano (hace más de 11000 años). También es el lugar en el que Francisco Pizarro pisó el continente por vez primera, antes de iniciar la destrucción inca. Ven a conocer a sus simpáticas gentes, comer rico (las espectaculares culinarias de Manabí y Esmeraldas esperan tu paladar) y a dorarte en la ruta costera del Spondylus. Algunos sitios a parar por la parte sur son los siguientes (pincha aquí para ver los que quedan al norte):

 

  • Guayaquil

  • San Pablo

  • Montañita y Olón

  • Puerto López y Parque Nacional Machalilla (incluye Isla de la Plata)

Guayaquil

La ciudad más habitada del país, y capital de la provincia de Guayas, aunque no fue una parada en mi itinerario (solo estuve en la terminal de buses), posee algunos puntos interesantes, y si vienes desde Cuenca rumbo a la ruta costa tendrás que pasar por aquí. Disfruta de su malecón de casi 3 km frente al río Guayas, sus mercados callejeros (como La Bahía), las vistas de la ciudad que se obtienen desde el Cerro Santa Ana, y de los salerosos guayaquileños.

San Pablo

Pequeña comunidad pescadora en la provincia de Santa Elena cuyo encanto principal es que no recibe turistas. Todos saltan de Guayaquil a Montañita, olvidándose de poblaciones auténticas como esta por el camino. Aquí tendrás ocasión de contemplar cómo viven de la pesca (tanto saliendo a pescar en bote, como en los puestos de mariscos y pescados en la calle) y entablar conversaciones y compartir con los lugareños. La playa está llena de pelícanos, gaviotas y fragatas.

Montañita y Olón

La cuna de la locura y los personajes se llama Montañita, un pueblito turístico sobre una bonita playa en el que se reúnen todos (people from all over the world). Si lo que buscas es conocer gente, reír y pasarlo bien (o surfear) este es tu sitio. ¡Pero cuidado: nos encontramos ante una trampa en la que muchos quedan atrapados más de lo que desearan! Su atmósfera relajada y, sobre todo, los nuevos amigos/ligues que encuentres probablemente harán que quieras quedarte más tiempo “vagueando” y “privando”. Una pena, ¿no? Si lo tuyo son las artesanías este es un buen destino para establecerte unos días/semanas, ya que van y vienen muchos viajeros.

 

Por otro lado, si lo que buscas es paz, su vecina Olón (se puede llegar a pie desde Montañita) te recibe con los brazos abiertos. Este pueblo encantador es la cara opuesta: allí casi todos son locales y su extensa y dorada playa se halla vacía para ti…

Puerto López y Parque Nacional Machalilla

Este lindo pueblo (provincia de Manabí) metido en una bella bahía es la principal base para visitar el único Parque Nacional de la región costera en Ecuador. Esa es su atracción estrella y lo convierte en una etapa obligada en la ruta del Spondylus, pero además el propio pueblo es fantástico, con una bonita playa, unas acogedoras calles donde se ofrece rica comida y unos habitantes muy risueños. Perfecto para relajarse unos días.

 

El Parque destaca por su ecosistema exótico de bosques secos, sus recónditas extensiones de arena amarilla, su mar cabreado en océano abierto y apaciguado (y transparente) en áreas recogidas, sus acantilados con vistas espléndidas, y su enorme variedad de fauna: pelícanos, piqueros de patas azules, fragatas, ballenas (de junio a octubre), delfines, tortugas, peces de todos los colores (en las formaciones coralinas) y hasta monos aulladores y osos hormigueros en la parte interior más selvática. A lo largo de la costa hay repartidas algunas aldehuelas de pescadores.

 

Varias secciones del Parque destacan por su popularidad:

 

  • Playa de los Frailes. Es una excursión muy bonita que empieza a pocos kilómetros al norte de Puerto López. Se sigue un sendero que atraviesa el bosque seco avanzando hacia el mar, se pasa por algunos acantilados con panorámicas para enmarcar y, finalmente, se desciende a nivel del mar disfrutando de varias playas con muy poca gente. Puedes acampar en la arena.

  • Isla de la Plata. Una excursión imprescindible para los amantes de la naturaleza y de la fotografía (observación de fauna muy de cerca) que parte desde Puerto López en bote (hay varias agencias que operan este circuito) y dura todo el día. Hay que rascarse el bolsillo, pero las ballenas que te escoltarán por el camino y las colonias de fragatas y piqueros que veas en el peñón lo valen con creces. La jornada termina con un snorkel en un arrecife de coral próximo a la isla, nadando entre tortugas y peces.

Please reload