PREGUNTAS FRECUENTES (FAQ)

1. MODO DE VIDA

¿Cómo empiezas una aventura como esta y cómo haces para vivir de ese modo? ¿Cuánto cuesta vivir así? ¿No te cansas de viajar? ¿Qué comes cuando viajas? ¿No enfermas (y qué haces cuando esto ocurre)? ¿No es peligroso? ¿No tienes miedo de viajar solo? ¿Puedes acampar libremente?

 

¿Cómo empiezas una aventura como esta y cómo haces para vivir de ese modo?

Hay muchas formas de dar el salto a la aventura. Unos tendrán ahorros, otros pueden trabajar al tiempo que viajan... Lo que está claro es que si estás trabajando actualmente y piensas en un viaje grande, primero tendrás que dejar el trabajo o pedir una excedencia si es posible.

En mi caso en particular, tuve la suerte de ganar dos becas para estudiar fuera: una en Brasil y la otra en México. En la primera terminé mis estudios en biología y decidí que era el momento para cumplir mi sueño: conocer Sudamérica. Con la segunda no finalicé la carrera (psicología), pero digamos que estoy tomando un descanso. 

En relación a cómo hacer para vivir viajando, yo trato de gastar lo menos posible. Para conseguirlo suelo acamapar, cocinar mi propia comida con una cocinilla (camping gas) o comer comida barata en puestos de la calle o mercados (por ejemplo, en muchos países de Latinoamérica abundan este tipo de negocios), viajar a dedo, no gastar en vicios o fiesta... Además, si se está acabando el dinero siempre puedes considerar trabajar. Hay muchas formas de hacer dinero. Yo he estado trabajando en construcción (como un peón, básicamente) en un pueblo de Canadá. En mi caso sí tenía papeles, pues obtuve un permiso de trabajo llamado Working Holiday Visa (tengo pendiente desarrollar un post con información sobre estos permisos), pero si no puedes trabajar legalmente no te preocupes. Seguro que algo encontrarás. Y si no puedes currar, también tienes la opción de hacer un voluntariado: unas horas de trabajo a cambio de  manutención (alojamiento y comida). Esto también lo he hecho. Muchas familias estarán encantadas de recibirte. También puedes mirar a través de páginas como woofing, workaway o helpx. Échale un ojo  al post "Mantenerse Viajando" para más información sobre estas y otras formas (verás que hay muchas) de conseguir y ahorrar plata.

¿Cuánto cuesta vivir así?

Depende de varias cosas. Por un lado, el presupuesto que manejes, que suele ir en función del tipo de viajero que seas. Para mí hay cuatro tipos básicamente: alto, medio, mochilero y costreo máximo. Luego hay dos factores principalmente: el país y la velocidad a la que te muevas. Por ejemplo, en Argentina, Chile o Brasil, y viajando en transporte público, probablemente gastarás alrededor de 600 euros al mes (moviéndote a una velocidad media-rápida). En Bolivia, Perú o Ecuador con 300 te da de sobra. Si te mueves muy rápido por lo general gastarás más (a menos que lo hagas todo a dedo).

La paradoja es que puedes gastar menos que viviendo en una ciudad. Por ejemplo, mientras vivía en Monterrey (México), gastaba alrededor de 300-400 euros al mes (alquiler y viajes de ida y vuelta), mientras que viajando por el país de los aztecas y los mayas gasté algo menos (alrededor de 250, ¡y comiendo bien!). Puedes leer más aquí.

¿No te cansas de viajar?

Sí y no. Viajar es mi pasión número uno y todo lo que conlleva este estilo de vida es lo que me mantiene "on the road". Pero al mismo tiempo, a veces puede ser cansado. Mucha gente cree que viajar es fácil y divertido todo el tiempo, pero puede ser duro a veces. Especialmente para un viajero perruno, pues hay mucha incertidumbre para todo: dónde vas a dormir, cómo te vas a mover de un lugar a otro... Y cuando te sientes cansado empiezas a echar en falta muchas cosas... Tu cama, una ducha caliente, las croquetas de tu abuela... Y, sobre todo, la gente. Estar rodeado de tu familia, mimado y bien alimentado; salir con los amigos, birra en mano y todo el tiempo de risas. Y entonces, te ocurre algo grandioso en el camino y empiezas a sentir la magia de viajar de nuevo.

Viajo lo máximo que puedo porque solo tenemos una vida y allí afuera hay miles de lugares que conocer y millones de historias que escuchar. No podría estar mucho tiempo en el mismo lugar viviendo la misma rutina de siempre. Tal vez más adelante, no ahora. Por un lado, envidio a todas esas personas que son felices así; por otro lado, me gusta ser un inconformista y un culo inquieto, porque eso es lo que me ha permitido conocer lugares y personas maravillosos. Y esa sensación de no saber qué va a pasar al día siguiente cuando cierras los ojos... Esa incertidumbre que a muchos no les gusta a mí me hace sentir vivo. Una nueva aventura cada día.

Así que sí, también me encanta estar con mi familia y mis amigos y les echo mucho de menos. Es difícil partir sabiendo que no vas a volver en muchos meses y a veces no es fácil elegir tus prioridades. Sin embargo, viajar es genial y es lo que quiero hacer ahora.

¿Qué comes cuando viajas?

De todo. Soy omnívoro y más cuando viajo. Trato de comer lo más equilibradamente posible. Cuando cocino mi dieta es casi vegetariana, pues suelo hacer sopas, pastas, arroces, ensaladas, tortillas, sándwiches, verduras, lentejas… Pero en la calle como de todo, y me gusta probar los platos típicos de cada lugar. Para mí la gastronomía es una parte fundamental del viaje. Además, muchas veces te invitan los lugareños ¡y no se puede negar una comida casera de ese calibre y en esa compañía!

¿No te enfermas (y qué haces cuando esto ocurre)?

Nunca he pasado de las típicas diarreas del viajero. Comer arroz y tomar mucha agua es el mejor remedio. Lo mejor es tomar ciertas precauciones, especialmente con el agua del grifo de muchos lugares (¡cuidado con el hielo!). En muchas zonas no es que sea mala, es que nuestra flora intestinal no está adaptada a los microorganismos del lugar de destino.

Aunque no lo creáis, también hay farmacias y hospitales en el resto de países del globo. Me hace mucha gracia que, antes de partir, mi madre siempre me hace un botiquín lleno de pastillas que nunca tomo en Madrid, como si las aspirinas, los ibuprofenos y demás no existiesen en otros lugares. A mí no me gusta tomar pastillas, pero sí recomiendo llevar (o comprar) protectores de estómago. Y tomar pastillas en caso de que sea necesario.

En caso de ponerse enfermo se puede acudir a un hospital. También puedes ponerte vacunas en los centros médicos y hospitales.

Resumiendo, tienes que hacer lo mismo que si te enfermas en tu país.

¿No es peligroso?

Este es un tema que se comenta mucho y que genera controversia. Yo contesto con otra pregunta, ¿es peligroso ir a comprar el pan o dar una vuelta en coche? Existe siempre una mínima posibilidad de que algo vaya mal… Pues con viajar pasa lo mismo. Aunque hay varios elementos que pueden hacer de tu viaje algo peligroso, aquí nos centraremos en los “seres malignos” que merodean por el mundo.

Por desgracia, no vivimos en el mundo de yupi y hay pobreza y desigualdad, así como bandas criminales y gente con problemas mentales por todo el mundo. Obviamente, hay países menos seguros que otros, pero por lo general nada tiene por qué ir mal. Al igual que la mayoría de viajeros con los que he hablado sobre el tema, no considero que sea peligroso viajar, al menos en ninguno de los países que he visitado. Y eso que he estado en países que los medios se empeñan en estigmatizar, como México o Brasil. Mi experiencia me dice que lo más peligroso son las grandes ciudades, donde se recomienda tomar algunas precauciones como no ostentar. No vayas con la cámara al cuello en una favela de Río o paseándote con un collar de oro porque van a desaparecer en cuestión de segundos. De todos modos, el viajero de bajo presupuesto (se ve a distancia quién tiene dinero y quién no) no es un objetivo. Yo incluso tuve una experiencia con un ride que me dieron unos narcos en el norte de México, los cuales fueron súper majos conmigo (si bien me llevé un buen susto cuando me contaron a qué “profesión” se dedicaban).

Quitando algún que otro susto como aquel, a mí nunca me ha pasado nada malo. Todo lo contrario, he confiado en la gente y me he sentido súper bien tratado. Sí he escuchado cosas que han pasado alrededor de mí o a otros viajeros y locales, pero es algo que no se puede evitar. Solo quedándote en casa. Y quedándose uno en casa se pierde las bellezas que están allí fuera. Las bellezas que superan todos estos peligros.

Creo que los medios hacen mucho daño a ciertos países, sacando solo lo malo de ellos y distorsionando la realidad de lugares maravillosos. La gente solo escucha cosas malas de estos países y se genera una idea de que todo el país es de esa manera, cuando por lo general suelen ser puntos o barrios específicos de alguna ciudad.

Te animo a que viajes y lo veas con tus propios ojos. No te pierdas todas esas bellas personas en quienes puedes depositar tu confianza y que te ayudarán.

¿No tienes miedo de viajar solo?

Para nada. El miedo inicial a lo desconocido lo pierdes a medida que vas viajando y aprendiendo que la gente es buena. El miedo es la primera barrera que hay que superar para iniciar un viaje. Conozco gente que ha tardado en salir de viaje sola por miedo a lo que le pudiese pasar… Y cuando finalmente se decidieron vieron que es la mejor decisión que han tomado en su vida.

No tengas miedo a viajar solo o sola porque será una de las mayores aventuras de tu vida. Abrirás la mente al máximo, conocerás un montón de buenas personas (con algunas acabarás viajando probablemente) y vivirás las aventuras más asombrosas de tu vida.

 

¿Puedes acampar libremente?

Depende del país. Europa suele ser bastante estricta al respecto (hay excepciones, como los paísses del norte). Acostumbrado al lugar en que he crecido, que es extremadamente restrictivo, el resto de países por los que he viajado me parecen el paraíso de la acampada. El continente americano, tanto la parte sur como la norte, son buenos destinos para mochilear con tienda. En algunos, como EEUU, hay áreas habilitadas como bosques y Parques, prohibiéndose en otros lugares. En otros destinos, como muchos países de Latino América, puedes acampar donde quieras: desde la playa o la montaña hasta las plazas de los pueblos y las gasolineras en medio de la nada. Es increíble acampar en la naturaleza y despertarte en sitios mágicos llenos de aire puro. Y más si lo haces con tu perro, el cual ya estará ansioso por salir con los primeros rayos. Puedes leer más sobre esto en la sección de Naturaleza y Camping.

 

2. VIAJAR CON PERRO

¿Macho o hembra? ¿De qué raza es? ¿Qué edad tiene? ¿Está esterilizada? ¿Qué documentos perrunos necesita? ¿No es peligroso el vuelo para ellos? ¿Le das alguna pastilla para el viaje? ¿Qué haces si se enferma? ¿Hay vacunas en los países de destino? ¿Qué le das de comer? ¿Cómo es viajar con un perro? ¿Le gusta viajar? ¿No se cansa? ¿Se porta bien? ¿No es difícil moverse? ¿No es difícil conseguir alojamiento?

 

¿Macho o hembra?

Hembra, y súper buena onda. A veces un poco chula con otros perros (sobre todo con machos), pero por lo general se lleva bien con todos los perros. Creo que es un poco más fácil viajar con perra, dado que hay menos rivalidad que entre machos. Pero sobre todo dependerá del carácter de tu perro.

¿De qué raza es?

Criolla. Es mezcla de mezclas. Lo que más coinciden los veterinarios al verla es que tiene algo de Pastor alemán, pero si así fuese yo digo que debe ser su tatarabuelo…

¿Qué edad tiene?

Nació en mayo de 2014, haz cuentas. Pero, sobre todo, ¡mucho mundo en sus patas!

¿Está esterilizada?

Sí. Para mí fue una decisión difícil, pero, entre otros motivos, no quería perritos. Ten en cuenta que si estás viajando cuando tu perra pase por la etapa de celo no será fácil estar atento todo el tiempo. Especialmente en países donde abundan los perros callejeros, como en todos los países de Latinoamérica, es muy probable que tu perra acabe preñada.

¿Qué documentos perrunos necesita?

Depende del origen de tu perro, así como del destino. Si estás planeando viajar al extranjero, haz click aquí, donde se detalla toda la información.

Los requisitos básicos para la mayoría de países son los siguientes: vacuna antirrábica (en vigencia, o sea administrada en el último año), chip, desparasitación externa (depende del destino será en los 3, 5, 10… días previos al vuelo; a veces también te piden la desparasitación interna), certificado médico o zoosanitario hecho por un veterinario. Para otros destinos son más exigentes y te pedirán documentación adicional.

Si tu perro es europeo o norteamericano (o australiano, neozelandés o japonés) será más fácil. Si vives en algún país europeo, te recomiendo que antes de salir de viaje le hagas el pasaporte europeo, que es como una cartilla normal (la de las vacunas) pero con la pasta de la bandera de la Unión Europea. Con esto te va a ser más fácil todo.

¿No es peligroso el vuelo para ellos? ¿Le das alguna pastilla para el viaje?

No le va a gustar volar, pero tampoco es peligroso. Si es un perro que se estresa mucho probablemente sea mejor darle una pastilla para dormirle. Mi perra es muy tranquila y nunca le he dado nada para los vuelos. Si tu perro es de raza pequeña (suele ser hasta 7-8 kg incluyendo la jaula), podrá volar arriba contigo.

Haz click en "Viajar en avión con tu perro" para más información.

¿Qué haces si se enferma?

Lo mismo digo que con el caso de los humanos. Tendrás que hacer lo mismo que si estuvieses en casa: llevarla al veterinario. Hay clínicas veterinarias en todo el mundo.

¿Hay vacunas en los países de destino?

Por supuesto. Puedes ponerle las vacunas, darle los medicamentos que necesite, ponerle el chip, hacerle exámenes médicos…

¿Qué le das de comer?

Por lo general pienso (croquetas). Tranquilos, que hay muchas marcas en todos los países. Si es un perro fino de estómago tendrás que ir probando las diferentes marcas hasta dar con la suya.

También me gusta darle de probar nuevas cosas porque los perros disfrutan también de la gastronomía, pero siempre tratando que coma su ración. Si no me quedan croquetas y no puedo comprarlas (no hay comida de perro en el pueblo; estoy en la montaña…) le doy lo que cocine o compre yo.

¿Cómo es viajar con un perro?

Lo más maravilloso del mundo. Ver su cara de felicidad cuando corre por el bosque, campo abierto, la playa, cuando se baña (o chapotea, en el caso de los perros de secano como es el caso de Cocaí, que no es muy acuática) o cuando conoce otros perros es una sensación inigualable. Compartir un viaje mochilero con tu perro vale oro. Pero no todo será felicidad, viajar con perro puede suponer (o no, si te lo montas bien) sacrificar algunas cosas, como tiempo y lugares imperdibles. Además de que puede ser estresante en ocasiones. Échale un ojo al post de Ventajas y Desventajas de Viajar con Perro para ampliar horizontes. Más adelante también hablo de transporte y alojamiento.

¿Le gusta viajar?

Le encanta. Los perros son aventureros por naturaleza, lo llevan en sus genes de lobos domesticados. Aunque es cierto que a veces me echa alguna mirada de “qué bien se estaría hecha un ovillo en el sofá, bien calentita y acariciada a cuatro manos”. O más bien sería algo así: "¡me cago en la leche, llevame ya a casa!".

¿No se cansa?

Pues como nosotros: cuanto menos acostumbrado a correr libremente antes se cansará. Un perro que pasa mucho tiempo en casa y que sale poco tenderá a cansarse más rápidamente. También influye la raza: algunas razas como los bulldogs, por sus problemas respiratorios, se pueden cansar antes.

Si viajas una temporada te irás dando cuenta de que el entrenamiento surte efecto. ¡Tu perro se convertirá en todo un aventurero!

 

¿Se porta bien?

Se porta genial. Soy muy afortunado de tener una perra tan tranquila y buena, pues me hace las cosas más fáciles al viajar. Con un perro nervioso o hiperactivo tiene que ser más difícil. Yo solo tengo problemas cuando algún perro se nos acerca y estamos comiendo. Es muy posesiva con la comida.

¿No es difícil moverse?

Sí. ¡Pero se puede! Hay países en los que te dejarán llevarla contigo en el transporte público, pero por lo general no. Así que, o bien la llevas en bodega si dispones de una jaula y estás dispuesto a cargarla en tu viaje (no te lo recomiendo), o bien te deshaces de la jaula y buscas otras opciones (la opción que te recomiendo sin lugar a dudas). Entre las posibilidades están: alquilar un coche (si tu presupuesto es elevado), comprar un vehículo para luego venderlo (si tu viaje es largo y tu bolsillo te lo permite), viajar en bici, usar aplicaciones de coche compartido tipo Blablacar (por Europa o países como México funciona súper bien), y viajar a dedo. Esto último es lo más recomendable porque:

  • Tu perro irá contigo

  • La aventura será increíble

  • Conocerás gente buena onda (todos los que te dan ride son buena onda)

  • Ahorrarás dinero

Para moverte por ciudad hay aplicaciones que te facilitarán mucho la vida: uber, cabify… Yo solo lo he usado en Monterrey y nunca me han puesto problemas.

Para información detallada sobre cómo moverse con perro haz click aquí.

¿No es difícil conseguir alojamiento?

Sí, también. ¡Pero también se puede! Hay muchos lugares petfriendly o que no les importa acogerte con tu mascota (es decir, que no esté permitido pero hacen la vista gorda). Esto es más común en áreas rurales o en países sin tantas leyes y rigidez (o sea no Europa o Norte América). Tienes varias opciones.

Tienda. Si llevas tienda puedes ir a un camping o hacer acampada libre en la naturaleza (¡o en plazas de pueblos!).

Couchsurfing. Quedarte en casa de personas que ofrecen su casa gratuitamente. Primero tendrías que preguntar si le gustan los perros. Conocerás personas muy majas y ahorrarás plata.

Airbnb. Igual que couchsurfing pero te cobran. La página web te muestra las personas que son petfriendly, y puedes preguntarles si habría problema de antemano.

Si no puedes hacer ninguna de las dos puedes ir de un hostel/hostal a otro a ver qué onda. Mi recomendación es que entres sin preguntar y ya si no te dejan que te digan ellos. Si preguntas por lo general te dirán que no… Es echarle un poco de morro.

Puedes ampliar la información pinchando en alojarse con perro.

Please reload

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies