PERÚ NORTE. PRIMERA PARTE:

SANTA ROSA (TRIPLE FRONTERA) - TARAPOTO

El norte del Perú, mucho menos frecuentado por viajeros que su homólogo sureño, lo tiene todo también: ciudades con encanto, paisajes de todos los colores y yacimientos arqueológicos únicos. Y consta de lugares asombrosos en todas sus facciones, por lo que es imprescindible visitar sus selvas, sierras y costa. Precisamente, el hecho de ser menos visitado es lo que lo hace más especial, ya que tendrás la ocasión de compartir con los peruanos en un escenario más intacto que el que hay en la zona sur. Qué gentes más hermosas por el Perú.

 

Esta primera parte, meramente amazónica, se caracteriza por los ritmos de la selva y el transporte fluvial. Destacan los siguientes puntos:

 

  • Ruta en Barco por el río Amazonas: Santa Rosa – Iquitos

  • Iquitos

  • Alrededores de Tarapoto

Barco Santa Rosa – Iquitos

Santa Rosa de Yavarí es una diminuta comunidad peruana del departamento de Loreto que se halla en la Triple Frontera amazónica con Colombia y Brasil. Esta zona aislada del mundo, a los pies del río Amazonas, es fascinante porque en tan pequeño espacio se concentran tres culturas diferentes. Todas de la selva… Pero cada una de un país, con sus típicas costumbres, bailes, idiomas/acentos (aunque hay una mezcla característica de español y portugués, con algunos vocablos de los pueblos nativos del área), y hasta expresiones faciales y corporales. Vale la pena visitar Tabatinga (Brasil) y, sobre todo, Leticia (Colombia) para conocer sus encantos. En Leticia hay muchas cosas que hacer, tanto en la propia ciudad como por los alrededores, y también puedes contratar un tour por la selva profunda. Si por casualidad estas por aquí hacia mediados de julio tendrás la suerte de asistir al Festival/Fiesta de la Triple Frontera, que cada año se realiza en una de las tres ciudades y hay eventos de todo tipo. Alucinante.

 

Santa Rosa es, además, el puerto de inicio hacia Iquitos. El puerto de inicio hacia la aventura en barco remontando el río más caudaloso de La Tierra. El viaje se hace en un barco de carga, con el piso de arriba acomodado con unas cuantas hamacas para los pasajeros (locales e intrépidos aventureros). Dura alrededor de tres o cuatro días, recorriendo un paisaje monótono pero de ensueño: agua, jungla y cielo. A lo largo del trayecto se divisan pequeñas comunidades con salida al río… Y de vez en cuando el barco para en una de ellas a descargar (y cargar) mercancía, lo que es un plus para el viajero, que podrá deambular un rato por las calles, observar a sus gentes y, por qué no, probar la gastronomía. Viajar en barco por la selva es una experiencia muy recomendada. No importa mucho el trayecto, sino la vivencia en sí. Serán unos días de relax total, contemplando un paisaje soñado y durmiendo en hamaca. Y la tripulación con la que compartas techo se convertirá, de algún modo, en tu familia. Recomiendo llevar un diario/cuaderno.

Iquitos

Ciudad en mitad de la jungla en la que se mezcla el caos urbano con la tranquilidad de la naturaleza. Hay que saber disfrutar tanto de los ruidos de las mototaxis como de los sonidos de la selva. Como dato curioso, es la ciudad con mayor número de habitantes del mundo sin acceso terrestre (solo se puede llegar volando o navegando). Mucho por hacer en la mayor urbe de la Amazonía peruana:

  

  • Caminar por el bonito centro y por la costanera, con hermosas vistas del río Amazonas.

  • Vivir la cultura: observar a los locales, charlar con ellos, salir de fiesta…

  • Visitar el Mercado de Belén, único por sus exóticos y peculiares productos (mejor descúbrelos tú mismo)

  • Visitar la interesante comunidad de Nauta (conectada por carretera). Desde aquí parten botes tipo lancha hacia Yurimaguas *.

  • Viaje a la Isla de los Monos. Se trata de un Refugio de Recuperación y Liberación de primates al que llegan diversos animales (procedentes principalmente del tráfico ilegal)… Tiene un costo, destinado al cuidado de estos monetes. Y vale la pena… Porque ayudas al proyecto y porque entras en contacto directo con los primates que allí están recuperándose (¡tanto que se te suben a la cabeza!). Para llegar aquí hay que tomar un bote en Puerto Productores (Iquitos) que salga a Varadero/Mazan (unos 25 minutos dura el recorrido por el Amazonas).

  • Excursión al Mariposario Pilpintuwasi. Esta granja de mariposas alberga una gran variedad es especies de mariposas autóctonas. Para llegar tienes que tomar un bote en el puerto Bellavista-Nanay hasta Padre Cocha y caminar un kilómetro (está señalizado).

  • Contratar un guía para una expedición selvática. Hay muchas agencias, todas ofreciendo básicamente lo mismo: caminata y acampada en la selva, observación de fauna, etc. Las hay desde un par de días hasta más de una semana.

 

 Para salir de Iquitos a una zona ya más “civilizada” (o sea, con carretera) tienes dos destinos alternativos: Yurimaguas y Pucallpa. Las dos implican un apasionante viaje fluvial de varios días atravesando la cálida y húmeda selva (incluyendo el paso por la Reserva Nacional Pacaya Samiria) y pasando por comunidades ribereñas.

 

* A Yurimaguas puedes llegar más rápido (y barato) partiendo desde Nauta, en un recorrido de dos días y una noche (incluida en el viaje, parando en una comunidad nativa).

Alrededores de Tarapoto

La ciudad más poblada del departamento de San Martín no tiene mucho que ofrecer en sí misma… Los alrededores, en cambio, están repletos de lugares hermosos. Esta zona, en plena ceja de selva, alberga cascadas, lagos y vegetación tropical a raudales. Destacan:

 

  • La Laguna Azul (o Laguna del Sauce). Aproximadamente una hora al sur de Tarapoto se encuentra esta hermosa laguna. Es un lugar para contemplar la belleza y relajarse durante una jornada entera (o varias). Puedes dar una vuelta en bote por el lago.

  • Catarata de Ahuashiyacu. Se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad, en el Área de Conservación Regional Cordillera Escalera. A su enorme belleza hay que añadir que son de muy fácil acceso (caminata de 20 minutos desde la entrada), lo que convierte la convierte en un sitio bastante turístico.

  • Catarata de Huacamaillo. Preciosa rutilla la que se tiene que caminar para llegar a una cascada igualmente preciosa. La marcha pasa por caminos rodeados de espesa vegetación amazónica y atraviesa un rio en diversas ocasiones. El trayecto dura unas dos o tres horas (ida), pero es muy agradable y te puedes ir bañando en el rio y hacer paradas en los rinconcillos que más te gusten. También puedes bañarte en la catarata, que viene a morir en una poza bastante profunda. A diferencia de Ahuashiyacu, aquí no vienen muchos turistas, sino locales, lo que le da un toque de magia al lugar. Es ideal para pasar una noche con tu carpa.

  • Otras cascadas: Catarata de Carpishuyaco y Catarata de Puyacaquillo.

Please reload

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies