Gastronomía chilena

La gastronomía chilena, fruto de la mezcla entre la tradición indígena y el aporte colonial español (y de las gastronomías inmigrantes italiana, alemana y hasta francesa) nos deja algunos sabores deliciosos para nuestros paladares y estómagos weones. Los productos de estas tierras ya eran muy variados, como puede apreciarse entre sus vegetales (quínoa, papa, poroto, maíz), mariscos, pescados y algas (situación geográfica idílica creada por la corriente de Humboldt sobre las costas central y septentrional) y animales terrestres (llama, aves). Pero dio un paso más con lo que le fue traído para constituirse en la cocina criolla chilena que es hoy en día. Además, en este país abunda la palta (aguacate), que me encanta (Chile es el tercer productor mundial de palta después de Estados Unidos y México). Por si esto fuera poco, algunas bebidas son un auténtico manjar. ¡Empecemos por estas!

BEBIDAS

PISCO

Una bebida que también reclama el pueblo peruano. Sin importar el origen (al menos a mí), lo cierto es que este trago, un aguardiente de uvas, es muy popular en ambos países y en cada uno se prepara con diferentes variedades de uva. Cuando mezclado con cola: piscola. ¡Que no pare la fiesta!

VINO

Reconocido en todo el mundo, el vino chileno destaca por sus sabores y su variedad. En sus vertientes tintas destacan sus cepas Cabernet Sauvignon, Carménère y Merlot; entre las blancas merecen mención Chardonnay y Sauvignon Blanc. Pero vamos, ¡que a los buenos amantes del vino nos gusta lo que nos pongan! ¡Y punto!

CHICHA

Bebida alcohólica de fermentado de maíz. Se encuentra en muchas regiones de los Andes y Chile no podía ser menos.

MOTE CON HUESILLO

“Eres más chileno que el mote con huesillo” dice un dicho. Una bebida muy chilena, refrescante, y sin alcohol esta vez. Mejor que lo veas con tus propios ojos:

COMIDA DE LA CALLE Y ENTRADAS

Aunque en Chile hay platos ricos y sanos, como vamos a ver, también abundan los platos ricos y menos sanos. Es decir, hay mucha venta ambulante de comida rápida (sándwiches, perritos calientes, salchipapas...). De todos modos, no toda la venta de comida callejera es atasca-arterias: ¡siempre nos quedara el elote! Como dato curioso decir que, después de Alemania, Chile es el segundo consumidor de pan a nivel mundial (aunque aquí no vamos a tratar los sándwiches; eso sería un episodio aparte).

CHORRILLANA

Se sirve en restaurante, pero lo incluyo aquí porque es una auténtica bomba que lleva seguramente todo lo que deseas: huevo frito, papas (fritas, por supuesto), mucha carne (ternera, bacon, salchicha), palta, cebolla, queso, tomate, aceitunas, pan… ¡Ñam!

Una chorrillana que degustamos mi hermano y yo en Chaitén

COMPLETOS

Perritos calientes gigantes, solo al nivel de los “cachorros quentes” brasileiros. Llevan todo lo que te puedas imaginar...

SOPAIPILLAS

Uno de los productos más populares y ricos del país. ¡Y cuanto más grasientas más ricas! Receta:

EMPANADAS

En especial, muy típica de Chile es la empanada de pino: carne picada, huevo duro, cebolla, ajo, pasas. Fritas o al horno: tú eliges.

HUMITAS

Al igual que en otros países latinoamericanos, este plato lleva cientos (miles) de años en la cultura del territorio. Masas de maíz (fresco, rallado y pasado por el mortero) levemente aliñadas, envueltas y cocidas en las propias hojas (chala o panca) de una mazorca de maíz.

PLATOS PRINCIPALES

PASTEL DE CHOCLO (maíz)

Hecho a base de un sofrito de carne molida, cebolla, aceitunas, pasas y choclo molido triturado en la coraza. Al horno y tenemos lista esa exquisitez. Aprende a hacerla ¡y sorprende a tus amigos, tu pareja, tu vecina o tu abuela!

POROTOS GRANADOS

Porotos (judías) hechos con choclo, zapallo (calabaza), cebolla, albahaca, pimentón y ajo. También puede llevar zanahoria, tomate o lo que quieras añadirle. Échenle un ojo:

CURANTO

Con origen en la mágica Isla de Chiloé, esta receta tiene una preparación bastante curiosa (y larga). Se necesitan muchas manos para lavar piedras, mariscos y distintas variedades de papa (por cierto, la papa es protagonista de casi todas las recetas de la isla) . Se entierran los alimentos y se cuecen al vapor durante horas… Y así, como por arte de magia, tenemos este sabroso plato chilota. No puedes ir a Chiloé y no probar el curanto.

CEVICHE

Forma parte de la culinaria de diversos países latinoamericanos con salida al Océano Pacífico, si bien cada uno tiene un modo de prepararlo. Yo lo probé en Chile, Perú (considerado como patrimonio cultural) y Ecuador, y eran muy diferentes y ricos todos. La variedad consumida en la zona sur de Chile difiere de la preferida en el extremo norte, similar a la preparada en Perú, mezclada con el ají. La forma más común consiste en un pescado de carne blanca (corvina, reineta) desmenuzado o en trozos muy pequeños, acompañado con cebolla blanca en cubitos, cilantro y macerado durante horas en algún ácido, fundamentalmente limón.

CHARQUICÁN

Plato compartido con las cocinas peruana, boliviana y argentina. Se trata de un guiso a base de charqui (carne deshidratada que se cubre con sal y se seca al sol; conocida también como cecina) y zapallo. Sin embargo, las características de este plato divergen considerablemente en cada país, tanto en sus ingredientes como en su preparación. De hecho, en Chile hasta existen charquicanes a base de algas (cochayuyo). Los vegetarianos interesados en preparar este plato pueden reemplazar la carne por esta alga o por huevo. Os dejo una receta del charquicán chileno:

LA(S) ONCE

¿Ein? Estarán pensando muchos. La once, o las once, es una especie de merienda que se sirve a media tarde. A lo té inglés o goûter francés. ¡Qué finos estos chilenos oye! Se acostumbra “tomar once” entre las 17:00 y las 21:00 horas, sirviéndose café o té y pan (marraqueta) con huevos, jamón, manjar (dulce de leche), mantequilla, margarina, mermelada, palta, paté, queso o tomate. Entre otros aperitivo, pues también es común que tomen berlines, calzones rotos, dulces chilenos, galletas, helados, jugo, kuchen, panqueques, picarones, roscas, sopaipillas… Para los más pequeños una taza de leche, cereales, o cualquier otro alimento común de un desayuno. Pero es mucho más que una simple merienda. Para muchas familias es la reunión familiar más importante del día, y esta comida ha pasado a reemplazar la cena (a veces llamada once-cena). Esto se debe al ritmo de la vida moderna (sobre todo en ciudades grandes), en la que la extensión de las horas de trabajo ha provocado que la última comida del día sea una once abundante que sustituye la cena. Me recuerda a cuando mis padres estaban vagos para cocinar y nos engañaban diciendo “¡hoy toca merienda-cena!”. ¡No os dejéis engañar, niños chilenos, que vuestros padres os preparen una cena de verdad!

Por otro lado, el origen del término está en debate. Las dos versiones más plausibles son las siguientes. 1) Se trata de una traducción literal de una comida tomada a media mañana, conocida en inglés como elevenses ('onces'). 2) La palabra provendría de la costumbre de los trabajadores de las salitreras que acompañaban la merienda con un trago de aguardiente, a finales del siglo XIX. Debido a la existencia de restricciones para beber alcohol, llamaban once a tal comida por la cantidad de letras (11) que posee la palabra aguardiente.

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies