top of page

Historia de Chai: el milagro indio del desierto

Actualizado: 20 oct 2023


Chai, el milagro indio del desierto

Año 2019. Últimas horas del 24 de diciembre. Estamos en mitad del desierto de Thar, Rajasthan, reunidos con unos amigos que hemos hecho por el camino celebrando la Nochebuena con una botella de ron. De repente aparece una cachorra de apenas un mes de vida. ¿¡De dónde ha salido!? Alguien exclama: It’s a miracle! Allí, entre las dunas aisladas de toda población y sin rastro de una perra que pueda ser su madre, nos montamos la película de que ha venido de la Virgen Cocaí, la única presente de su especie en (probablemente) decenas de km a la redonda. ¿La deberíamos de llamar Chusa? No… No sé por qué no termina de convencerme. Se queda acurrucada entre las mantas… y amanece con nosotros. Era el momento de tomar una decisión.


Baby Chai con una mujer en Somnath, Gujarat
Baby Chai con una mujer en Somnath, Gujarat

Dejarla ahí no era una opción, pues si no moría de hambre lo haría de frío por la noche. Pensamos en dejarla en el pueblo más cercano, pero no vimos a la madre ni a otros cachorros. Así que sin saber muy bien si hacíamos bien nos la llevamos. La intención, como con Cocaí, era encontrarle una familia local. Al cabo de una semana escasa y tras dejar atrás el desierto y plantarnos en el mar Arábigo nos dimos cuenta de que ya tenía familia: éramos nosotros. Fue una decisión difícil, pero sobre todo apoyada. Y es que se la iban a quedar mi hermano, que había venido a India a vernos cuando se produjo el encuentro, y su novia. Yo “solo” tenía que viajar con ella unos meses mientras le preparaba los papeles para poder “empaquetarla” en un avión y pasar los estrictos controles de importación animal europeos.


El viaje con dos perras se complicó, pero en India todo se puede: ¡gracias a todas las personas que nos llevaron!
El viaje con dos perras se complicó, pero en India todo se puede: ¡gracias a todas las personas que nos llevaron!

Pero no iba a ser sencillo… Ni siquiera posible. En primer lugar porque no contaba con que lo que tenía a mi cargo no era una perra, sino un demonio de Tasmania. Nunca había visto un ser con tanta energía. “Ojalá un día tengas un hijo igual (de movido) que tú”, me decía mi madre cuando se las liaba de pequeño. El Karma me estaba esperando en India 30 años después. En segundo lugar porque apareció el coronavirus y lo cambió todo. Con el mundo paralizado no pude continuar con la burocracia canina hasta medio año después… y ya no pensaba (ni sentía) igual: el vínculo con Chai era demasiado grande. Lo sentí mucho por mi hermano y Yoli, pero era mi perra.


Acampando junto a un afluente del Ganges en el norte de la India
Acampando junto a un afluente del Ganges en el norte de la India

Los dos primeros años de Chai fueron pura aventura, incluyendo una larga pandemia en India, un viaje de medio año por Pakistán, y varios meses más por Irán, Turquía y Europa. Su personalidad infatigable no nos puso las cosas fáciles, pero a cambio lo llenó todo de alegría. Todavía la veo tratando de jugar con perros, humanos, gatos, vacas, cabras, monos y camellos al mismo tiempo. Cocaí, con su santa paciencia, la sacó de más un lío y ayudó mucho en la educación.


Juro que hice lo que estuvo en mi pata para llevarla por el buen camino...
Juro que hice lo que estuvo en mi pata para llevarla por el buen camino...

A pesar de perderse en varias ocasiones y un buen puñado de sustos, llegó sana y salva a casa con nosotros. Para entonces había alcanzado a Cocaí en tamaño, pero seguía siendo una cachorra. La eterna hermana pequeña.


A bordo de una de las muchas camionetas que nos llevaron en Pakistán
A bordo de una de las muchas camionetas que nos llevaron en Pakistán

Este tercer año de vida suyo ha sido muy distinto. Uno de mis mayores temores era que no le gustase vivir en Madrid, pero si Chai tiene una cualidad digna de admirar esa es su rápida adaptación al medio y circunstancias. Ella es feliz siempre, vayamos donde vayamos. Además, le ha venido muy bien tener una rutina y una familia (que la quiere a raudales). Tan bien que cada vez la veo más pachona y hogareña… Nunca sabremos si fue una broma de un pastor del desierto, un regalo de los dioses hindús o, si como dice mi padre, saltó de un avión, pero de lo que no hay duda es de que Chai volverá a las andadas en cuanto reanudemos la marcha. Ella siempre está preparada para una nueva aventura. Como sus dos compitruenos.


¡África: allá vamos!
¡África: allá vamos!

Bình luận


  • Viajeros Perrunos Instagram
  • Viajeros Perrunos Facebook
  • Viajeros Perrunos YouTube

El Pekín Express CaninoEn marzo de 2019 mi perra Cocaí y yo salimos de Madrid con una mochila, una tienda de campaña y una misión entre ceja y ceja: llegar a China a dedo. Cuando andábamos en India hizo entrada en escena un "pequeño invitado" que puso el mundo patas arriba, incluido nuestro viaje. Tres años después volvimos a casa con un camino plagado de aprendizajes, aventuras, seres maravillosos... y una perra nueva: Chai :-) Más info sobre este libro, en realidad trilogía, aquí.

La Reina Leona. Un cuento ilustrado basado en una historia real de una perra que conocí durante la pandemia en India y con quien formé un vínculo muy especial. Puedes conseguirlo aquí.

Diarios de viajes por Sudamérica y Norteamérica. Estos dos libros cuentan, a modo de diarios, mis primeros años como mochilero, incluyendo el encuentro con Cocaí en Bolivia y todas las aventuras vividas con ella. Hago especial énfasis en la conexión con la naturaleza y las personas que nos brindó el camino. Leer más aquí.

Únete a nuestra iniciativa y recibe novedades sobre viajes, perros y viajar con perro 😉

DSC_0239 pan.jpg
DSC_0390 pan (2)_edited.png

Somos Rober, Cocaí y Chai, tres amigos de tres naciones distintas que recorren el mundo en autostop. Desde el año 2013 hemos hecho tres grandes viajes: Sudamérica, Norteamérica y Asia. Nuestra próxima aventura es África. El objetivo principal de este blog es animar a otras personas (¡y perros!) a lanzarse también a conocer los bellos rincones y culturas que nuestro planeta atesora

LIBROS CASCADA2_edited.jpg

La trilogía más esperada desde el Señor de los Anillos

🙃

Trans-Labrador.jpg
El Pekín Express Canino, portada
La Reina Leona, portada
Queen Leona, cover book
Diario de Viajes por Sudamérica, portada
Diario de Viajes por Norteamérica, portada

El Pekín Express Canino

En marzo de 2019 mi perra Cocaí y yo salimos de Madrid con una mochila, una tienda de campaña y una misión entre ceja y ceja: llegar a China a dedo. Cuando andábamos en India hizo entrada en escena un "pequeño invitado" que puso el mundo patas arriba, incluido nuestro viaje. Tres años después volvimos a casa con un camino plagado de aprendizajes, aventuras, seres maravillosos... y una perra nueva: Chai :-) Más info sobre este libro, en realidad trilogía, abajo.

La Reina Leona

Un cuento ilustrado basado en una historia real de una perra que conocí durante la pandemia en India y con quien formé un vínculo muy especial. 

¡Disponible también en inglés!

Diarios de Viajes por Sudamérica y Norteamérica

Estos dos libros cuentan, a modo de diarios, mis primeros años como mochilero, incluyendo el encuentro con Cocaí en Bolivia y todas las aventuras vividas con ella. Hago especial énfasis en la conexión con la naturaleza y las personas que nos brindó el camino. 

bottom of page