Documentación perruna

¡Prepara los documentos, que nos vamos de viaje!

Este es, sin duda, uno de los puntos que todo el mundo que esté pensando en viajar con su mascota querrá saber. Pues bien, es difícil ofrecer información general, pues cada país de destino tiene diferentes requisitos y según la procedencia de tu perro. Así, en cuanto al destino, por ejemplo, los países latinoamericanos suelen ser menos estrictos que los europeos o los norteamericanos, y éstos, a su vez, más tolerantes que países como Australia, Nueva Zelanda o Japón. En relación al origen, lo primero que debes hacer es comprobar si tu país está clasificado como alto o bajo riesgo para la enfermedad de la rabia. Con todo, tendrás que informarte de los requisitos que pide tu destino específico para tu nación (o, más bien, el país desde el que vueles) en concreto. Por suerte, en los últimos años, y poco a poco, se está aligerando el proceso de importación de mascotas. En gran parte debido a que cada vez somos más los que consideramos a nuestros cuadrúpedos como propios miembros de la familia.

Aquí vamos a centrarnos en los requisitos que piden la mayoría de los países. He creado otro post aparte con información sobre los países más estrictos con respecto al tema de la enfermedad de la rabia, para que te vayas haciendo una idea de a lo que te enfrentas si tienes planeado volar a esos destinos. En ese post, además, podrás descubrir si tu país figura entre los territorios considerados libres de rabia. Por su parte, las compañías aéreas te pedirán los requisitos que te pone el país de destino (por lo que básicamente todo depende del país al que vayas), pero conviene que le eches un ojo a la página de la aerolínea con la que vas a volar para ver si aceptan mascotas y cuáles son las condiciones (requisitos de documentación y de la jaula). Te recomiendo que leas el post de viajar en avión con tu perro para más información.

No obstante, a pesar de esta variedad de requisitos que te pueden pedir en función de tu origen y tu destino, hay varios aspectos que vayas donde vayas, y vengas de donde vengas, te servirán. Empezamos pues por lo general y vamos detallando poco a poco.

VIAJE EN AVIÓN

Lo primero que debes hacer es entrar en el apartado de importación de animales de compañía del país de destino, y si es posible hacer una visita al consulado del mismo, para obtener la información detallada y de última hora.

Y a juntar todos los papeles, que te los pedirán en los dos controles: el CONTROL de la AEROLÍNEA y el CONTROL en el AEROPUERTO de DESTINO. En los dos te pedirán lo mismo.

LOS IMPRESCINDIBLES QUE TODOS PIDEN: vacuna antirrábica, desparasitación, chip y certificado de salud

  • Vacuna antirrábica en vigencia, esto es en los últimos 12 meses. Si se trata de la primera vacuna de tu amigo peludo suelen pedir que sea con al menos 1 mes de antelación antes de volar. Es decir, ¡no le pongas la vacuna dos días antes de volar! Si el perro tienes menos de tres meses no suelen pedirte este requisito (más que nada porque es peligroso ponerle la vacuna a muy temprana edad).

Vacunas contra la rabia. Trata de que pongan el lote y el sello (aunque encontrarás clínicas que no saben ni de lo que les hablas) en la cartilla/pasaporte.

  • Desparasitación interna y externa unos días previos al vuelo. Por lo general suele ser entre 3 y 10 días antes del vuelo, pero esto lo tendrás que mirar antes de partir porque para cada país varía.

Desparasitaciones externas. Igual, si le ponen el sello mejor.

  • Chip. El sistema de identificación, el equivalente a nuestras huellas digitales. A mí nunca me ha tocado ver que le pasen el dectector, pero ten cuidado con algunos países tocapelotas (Australia por ejemplo), porque si sus sistemas de lectura de chips no son compatibles con el chip de tu can puedes tener problemas.

  • Certificado de salud de un veterinario. Escribirá una carta en la que se detalla que el perro tiene la vacuna de la rabia en vigencia, está desparasitado y se encuentra en perfectas condiciones para volar.

Algunos certificados médicos que le han hecho a Cocaí antes de volar o de cruzar fronteras por tierra.

OTROS

Dependiendo del país al que vueles, y desde donde vueles muchas veces también, te pedirán diferentes cosas: vacunas adicionales, test de identificación de anticuerpos neutralizantes de la rabia (este lo detallamos más adelante y en el post de países tocapelotas). Chécalo antes de salir metiéndote en el portal de importación de animales domésticos de tu país de destino.

JAULA

Por otra parte, tenemos el tema de la jaula, que este sí recae sobre las aerolíneas. Debe ser de plástico (no vale de tela, a menos que sea un perro pequeño y lo puedas llevar arriba) y disponer de ventilación (obviamente). Las aerolíneas suelen especificar que el perro debe caber bien y que no debe tocar su cabeza con el techo cuando está parado. A mí nunca me han hecho hacer la prueba, así que con que sea una jaula suficientemente grande para tu can está bien.

Con esta la jaula ecuatoriana volamos a Lima, a Madrid, a Cancún y a Monterrey, donde por fin se quedó y todos tan contentos

Suelen venir indicadas las medidas; la nuestra era ideal para perros de entre 13 y 22 kg.

RECOMENDACIÓN: EL PASAPORTE EUROPEO

Enhorabuena para los europeos, que son los que nos hemos podido beneficiar de esta increíble ventaja (sí amigos, hasta los perros europeos tienen privilegios a la hora de emigrar). Este documento, que se ha creado en los últimos años, te será de ayuda para moverte por los diferentes países de Europa, incluyendo aquéllos donde antes era muy difícil llegar, como Reino Unido, Irlanda o Suecia. Hace no mucho (creo que antes de 2012) estos destinos te pedían el test de anticuerpos neutralizantes de la rabia (sobre el que en breves hablaremos), lo cual significaba un dinero y tiempo. Ahora basta con presentar este pasaporte en el que figuren los datos (vacuna de la rabia, desparasitación externa e interna, chip). No obstante, estos destinos siguen siendo muy estrictos, así que asegúrate de que todos los datos son legibles y están en su apartado correspondiente (¡que no te la líe el veterinario!). Por otra parte, sintiéndolo mucho, si no cuentas con este pasaporte, te pedirán el examen de anticuerpos antirrábicos.

El pasaporte europeo, además, te permitirá ahorrarte quebraderos de cabeza cuando regreses a tu país europeo desde otro continente, especialmente de países clasificados de alto riesgo de la enfermedad de la rabia. A mí me costó mucho traer a Cocaí desde Sudamérica. Me pedían el maldito certificado de control de anticuerpos antirrábicos para volar desde Ecuador (y para el resto de países de todo Latino América, a excepción de Argentina, Chile y México). De haber tenido el pasaporte europeo no me hubiese hecho falta. Así, si tienes que volar desde algún país que la Unión Europea considere de alto riesgo de rabia no te hará falta hacer ese trámite o, como hice yo, recorrer mil kilómetros hasta otro país desde el que no te lo pidan.

El pasaporte europeo cuesta alrededor de 25-30 euros y te lo puedes hacer en tu veterinaria. Si en tu veterinaria no cuentan con este documento pregunta en otros. Es como cualquier cartilla perruna, donde se detalla la biografía de tu perro, los datos del chip (código, fecha y lugar de implantación), las vacunas, desparasitaciones y demás. La única diferencia es que tiene la bandera europea en la estampa. Por cierto, vale también para gatos y hurones, por si en vez de viajeros perrunos sois más viajeros gatunos o huronunos.

Así luce el Pasaporte Europeo

Cocaí posando orgullosa con su pasaporte

IMPORTANTE: EL TEST O PRUEBA SEROLÓGICA DE ANTICUERPOS ANTIRRÁBICOS

Ahora sí, vamos a ver qué es esto. Si vuelas desde un país considerado por el destino de tu vuelo como de alto riesgo de rabia, no basta con que tu perro tenga puesta y en vigencia la vacuna de la rabia. Te pedirán este papel. Realizar el procedimiento desde Europa (recomendado si vas a viajar a uno de estos países "peligrosos", no sea que luego te pongan problemas a la vuelta) no es para tanto: cuesta unos 100 euros y toma alrededor de dos o tres semanas (un mes como mucho). Y encima dura para toda la vida del animal. Pero si tienes que hacerlo desde otro lugar del mundo, pongamos Latinoamérica como ejemplo, el precio podría según en qué casos llegar a dispararse hasta los 400 o 500 dólares y el proceso completo durar hasta 3 meses. ¿Y por qué es tan caro desde fuera de Europa? Este proceso burocrático consiste en lo siguiente. Le toman una muestra de sangre en un veterinario del país de origen. Esta muestra se envía a un laboratorio homologado, y es aquí probablemente donde te sangran (y nunca mejor dicho). Estos laboratorios donde comprueban que tu perro no tiene la enfermedad no es que abunden por el mundo precisamente. Para que te hagas una idea, en toda España solamente hay dos laboratorios autorizados: el Instituto Valenciano de Microbiología (IVAMI), una institución privada; y el Laboratorio Central de Sanidad Animal de Santa Fé (Granada), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente. El propietario corre con los gastos de envío de la muestra de sangre a dichos laboratorios. Si vuelas de Sudamérica a Europa, la muestra tendrá que ser analizada en un laboratorio europeo, algo que como hemos comentado no será barato. Haz click aquí para ver la lista de laboratorios autorizados en todo el mundo que pueden llevar a cabo este test.

Mientras que la mayoría de países de la Unión Europea y los EEUU exigen este test a una serie de países catalogados como peligrosos de contagio de la rabia, otros países como Australia o Nueva Zelanda piden este examen a todos los perros que vayan a acceder a su territorio, sin importar su procedencia. Además, algunos países extremadamente estrictos directamente tienen vetadas algunas nacionalidades perrunas. Por ejemplo, Australia no permite la entrada de canes de muchos países latinoamericanos. Los "afortunados" que sí pueden acceder al país tienen que pasar por un período de cuarentena obligatorio. Para saber cuáles son los países que están a salvo de este requisito échale un ojo al post de los países más estrictos con el tema de la rabia.

Afrontando el test de anticuerpos antirrábicos. Tienes varias opciones.

  1. Si tu perro tiene el pasaporte europeo tienes vía libre para volar desde donde quieras a casi todos los destinos (excepciones: Australia, Nueva Zelanda; el susodicho examen antes era obligatorio para acceder a Reino Unido, Irlanda, Malta y Suecia, pero ya quitaron este requisito en estos países siempre que cuentes con el pasaporte europeo de mascotas,). Obviamente esta es la mejor alternativa, pero no siempre se puede obtener uno. Si estás en un país considerado de alto riesgo, por ej Bolivia, te recomiendo primero tratar de obtener un pasaporte europeo en algún veterinario. Quizás tienes suerte y en alguna clínica tienen contacto con algún veterinario europeo…

  2. Moverte a un país desde el que no te pidan este absurdo requisito. Esto es lo que hice yo: desde Ecuador me moví a Chile. Ya ves tú qué gilipollez… Si haces esto, los países en América Latina que por el momento la Unión Europea considera libre de rabia son: México, Chile y Argentina. Para el resto te piden ese maldito control.

  3. Pagar y esperar.

VIAJE POR TIERRA/FRONTERAS

Suele ser más fácil. De hecho, entre algunos países, como los que conforman la Unión Europea, tendréis paso libre. Dependiendo del destino, algunos países no te piden nada y otros sí (en teoría). Y digo en teoría porque a veces esos países no te piden la documentación del perro (por ejemplo, no me pidieron nada al cruzar de México a USA). Va a depender de si eliges un paso turístico y transitado (donde se aplicará la ley a raja tabla) o un paso por que no cruza ni Perri (en este caso Perri pasará ¡y más fácil!). A mí me pidieron papeles perrunos de Bolivia a Brasil y de Perú a Chile (este último fue el más complicado). Vuelvo a recomendar, para los europeos sobre todo, que le hagáis el pasaporte europeo porque será todo más fácil.

MÁS O MENOS LOS MISMOS IMPRESCINDIBLES (que, repito, posiblemente no sean tan imprescindibles como si viajas por aire)

  • Vacuna antirrábica en vigencia, esto es en los últimos 12 meses.

  • Desparasitación interna y externa unos días previos a la entrada al país. Por lo general te piden que sea entre 3 y 10 días antes de entrar.

  • Certificado de salud de un veterinario. Escribirá una carta en la que se detalla que el perro tiene la vacuna de la rabia en vigencia y se encuentra en condiciones saludables.

OTROS

Dependiendo del país al que vayas te pedirán diferentes cosas, como vacunas adicionales. Chécalo antes de partir.

El chip no suele ser obligatorio, pero es mejor que se lo pongas. Así, en caso de perderse tienes una oportunidad de encontrarlo.

Nota: A veces en la frontera puede que te hagan deshacerte de cosas como la comida de tu perro, premios, su cama o su manta…

PAÍSES TOCAPELOTAS

Si estás pensando en viajar a unos de estos países - Australia, Nueva Zelanda, Islandia, Japón, entre otros – lo siento, buddy, pero lo vas a tener complicado vengas de donde vengas (y desde algunas naciones imposible). Otros países que también tienen más requisitos de la cuenta (aunque no para todos), son: Malta, Reino Unido, Irlanda, Suecia

Y uno se pregunta, ¿por qué? Pues resulta que la mayoría son islas, y los animales que en ellas habitan han estado aislados del resto de la fauna continental. Si llega un animal con el virus de la rabia (por poner el ejemplo de enfermedad normalmente más temido por las autoridades), la fauna autóctona no tendrá los mecanismos de defensa (inmunológicos) para combatirla y se podría propagar la enfermedad rápidamente. Es decir, el que tomen muchas precauciones (a veces excesivas, como periodos inhumanos de cuarentena) tiene cierta lógica, pero no deja de joder a los que viajamos con perro responsablemente (es decir, con todas las vacunas y tratamientos en regla).

Échale un vistazo al post de los países más estrictos con el tema de la rabia para más información.

NUESTROS VIAJES

¡Llegada triunfal al aeropuerto de Lisboa!

VUELOS (incluyo nacionales y transnacionales)

  • Quito – Lima. Nada trascendente en cuanto a papeleos que te piden. Lo normal: certificado de veterinario, cartilla en regla, vacuna de la rabia vigente, desparasitación en los días previos, chip. Eso sí, en Perú te cobran una tasa extra por ingresar un perro al país. Se supone que es porque tienen una raza endémica, un tipo de perro pelón , pero no lo entendí muy bien. Unos 20 euros creo recordar.

  • Santiago – Madrid. Me pidieron todo. Pero tenía todo. Hice muchísimos papeles en la ciudad de Santiago antes de partir. Aviso: son estrictos en los controles chilenos.

  • Madrid – Cancún. Me pidieron lo básico y sin problema.

  • Cancún – Monterrey (nacional). Muy fácil.

  • Boston – Lisboa. Se suponía que necesitaba un certificado médico específico (requisito de Europa) y desplazarme hasta una oficina de Albany para ponerle un sello. Lo del sello no lo hice porque encima tenías que pedir cita y yo ya tenía el vuelo comprado. Al llegar al aeropuerto de Lisboa me pidieron todos los documentos y le hicieron una pequeña revisión médica a mi perra, pero me dijeron que lo del certificado médico y el sello no era necesario por contar con pasaporte europeo.

TIERRA (aquí solo incluyo los transnacionales)

  • Bolivia – Brasil (por Guayaramerín – Guajara-Mirim). Me pidieron la documentación de la perra. Sin embargo apenas lo miraron por encima. De hecho aún no le había puesto la vacuna de la rabia (porque era muy pequeña Cocaí y es peligroso) y no me dijeron nada.

  • Brasil – Perú (en barco; por Tabatinga-Santa Rosa, con paradita unos días en Leticia, Colombia). No me pidieron nada ni en Colombia ni en Perú.

  • Perú – Ecuador (por La Balsa). No me pidieron nada.

  • Perú – Chile (por Tacna – Arica). Me pidieron toda la documentación y la revisaron a fondo. Si vas a Chile por tierra, tanto por Perú, Bolivia o Argentina, es muy posible que te pidan todos los papeles así que vete preparado. Son muy estrictos y si no cumple con algo no te dejan pasar. Tendrías que volver a la ciudad más cercana del país de origen y hacerle los papeles que le faltan antes de volver a la frontera.

  • España – Francia (por Pirineos). Nada requerido.

  • Francia – España (por Pirineos). Igual.

  • España – Portugal (por Extremadura). Nada requerido.

  • Portugal – España (por Extremadura). Igual.

  • México – USA (por Nogales). Aunque hice todos los trámites no me pidieron nada. Se supone que el perro debe tener la vacuna de la rabia en vigencia, haber sido desparasitado en los días previos, y tener un certificado sanitario de un veterinario.

  • USA – Canadá. Exactamente lo mismo que USA: vacuna de la rabia en vigencia, desparasitación en los días previos a la entrada y certificado médico de un veterinario. Solo me preguntaron si tenía la vacuna de la rabia, les dije que sí, y fin de la historia.

  • Canadá – USA. No me pidieron nada del perro (¡solo de mí!).

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies