Consejos básicos: antes de lanzarse a la aventura canina

Lanzarse a la aventura de un viaje perruno puede ser muy fácil... O muy difícil. Todo depende de una serie de características en relación a tu perro y a ti mismo/a. He elaborado las siete razones que para mí tienen mayor peso a la hora de lanzarse a esta aventura. Si cumples estos "requisitos", no deberías tener problemas. Allá vamos con lo que hay que tener:

1. TENER O ADOPTAR UN PERRO

Toda aventura perruna que se precie requiere de un buddy. Como muchos de vosotros, yo estoy totalmente en contra de la venta de mascotas en tiendas. Me da pena por los perros, gatos y demás fauna de las tiendas, que no deberían estar allí y merecen como el resto ser rescatadas y pertenecer a un hogar/familia, pero es un negocio que deja mucho que desear. En todas partes hay refugios repletos de perros esperándote. También, en muchos países abundan los perros callejeros, muchos súper amistosos. Yo adopté a Cocaí un poco de rebote y sin buscarlo. Eso sí, si adoptas a un perro callejero no vale luego dejarlo tirado cuando ya no sea divertido o a las primeras de cambio. Lo mejor para él o ella sería que lo adoptases definitivamente, pues se habrá creado un lazo y será un duro mazazo si te pierde. Pero si no puedes continuar con tu buddy, procura dejarlo en buenas manos, y no de vuelta en la calle. Es un tema serio este, pues hay muchos viajeros que encuentran gracioso viajar con un perro una temporada pero luego se cansan y ni siquiera se preocupan por buscarle un hogar.

Si me adoptas seré por siempre tu amiga fiel

2. RESPETO POR LAS CULTURAS DE OTROS TERRITORIOS

Tener en cuenta que cada cultura tienes sus costumbres y que las personas no tienen por qué pensar del mismo modo que tú en cuanto al trato de los animales. Ninguna manera de pensar es la correcta, simplemente son diferentes. Abre tu mente como con cualquier otro aspecto a nivel cultural. Para algunos, un perro es un animal que vive en la calle, mientras que para otros es un miembro de la familia, casi casi (o sin el casi) con los mismos derechos que el resto de la "manada". Para algunos primará la libertad de sus compañeros, dejándoles salir a la calle a sus anchas y volver al hogar cuando les plazca; para otros primarán los cuidados y le pasearán con la correa casi sin excepción. En muchos lugares encontrarás que más que un animal de compañía o de la familia, el perro es el guardián, el protector de la propiedad, con fines más utilitaristas (defensa, ganado…). Hay países en los que, para muchas personas, un perro no es más que un animal cualquiera, equiparable a una vaca o a un saltamontes. Hay incluso lugares donde son considerados animales sucios y se le desprecia. Infórmate previamente del lugar al que vas con tu perro.

Cada país es un mundo. Son muy importantes la tolerancia y el respeto.

3. EDUCACIÓN DE TU PERRO

Es muy importante que te haga caso y preferiblemente que sea un perro tranquilo. Puede ser un perro independiente, pero te tiene que hacer caso si lo quieres llevar contigo de viaje y no quieres volverte loco. A menos que quieras llevarlo todo el tiempo amarrado, que no creo que sea el caso… Además, en algunas zonas hay muchos perros callejeros y es mejor que sea sumiso.

"Cocaí: sienta"

4. VIAJES LARGOS Y SIN PRISA

La paciencia va a ser tu mejor aliada para todo: a la hora de viajar a dedo, de buscar un alojamiento dog-friendly, o de enfrentar los contratiempos que se vayan interponiendo en vuestro camino. Si eres una persona que se estresa con facilidad no sé si este sería tu viaje.

Take it easy!

5. TENER EN REGLA LOS PAPELES DE TU PERRO

Hay cuatro básicos que te pedirán (pero puede haber más, dependiendo del destino): vacuna antirrábica, desparasitación, chip y certificado de salud de un veterinario. Pincha en este enlace para descubrir más.

Es un rollo, pero yo siempre lo llevo todo en regla. Ahora te toca a ti

6. ECHARLE UN PAR DE OVARIOS/HUEVOS

Solo sé valiente. Viajar con perro se puede. Es más difícil, pues hay muchos obstáculos (el transporte y el alojamiento son los principales), pero se puede y es genial. Siempre hay formas de viajar. Obviamente, si dispones de medio de transporte todo es más fácil, pero si tu presupuesto es limitado no te preocupes. Viaja a dedo, que también lo lograrás. Y llévate una tienda/carpa (la vas a necesitar). Lee algunos de mis posts para quitarte ese miedo inicial, esa barrera invisible que te hace creer que no es posible. Luego sal, no hay mucho que pensar ni planificar. Solo confía en ti.

Viajar a dedo no es más difícil con un perro a tu lado. De hecho, a veces es más bien al contrario

7. ESTAR UN POCO LOCO/A

Viene un poco a ser lo mismo que el punto anterior, pero lo considero un escalón por encima. Mientras la valentía es algo que se aprende o que se decide, con la locura se nace. O bueno... ¡También se aprende! No sé. Sea como sea necesitas las dos: un par y otro par. Necesitas esa chispa de locura que te impulse a mantenerte viajando con tu perro.

Bob el playmóbil surcando el río Amazonas poco antes de que un niño pequeño se apoderase de él...

Pues ya está my friend, unos requisitos que, en principio, no son difíciles de alcanzar, ¿no crees? ¿Lo tienes todo? ¡Pues vámonos: es hora de aventuras con tu perruno! Te recomiendo pasarte primero por la sección “Ventajas e Inconvenientes de Viajar con Perro”, antes de acceder a más información acerca de transporte, alojamiento, papeles que necesitarás, etc.

¡Estoy preparada! ¿Y tú?

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies