Tips para viajar con tienda

06/03/2017

  

ÍNDICE

 

Los tres básicos que necesitas

Otros útiles de acampada

Consejos para reducir peso

Formas de utilizar la tienda

En qué países puedo acampar libremente

 

LOS TRES BÁSICOS QUE NECESITAS: TIENDA, SACO DE DORMIR Y GANAS DE CONECTAR CON LA NATURALEZA


TIENDA O CARPA

 

Todo depende de por dónde tengas pensado viajar. La carpa que debes comprar debería ir acorde a tu viaje. Si vas a estar en climas fríos, igual te compensa llevar una tienda de mejor calidad aunque pese más. O, como hago yo, ir con una tienda ligera y un buen saco. Pero más importante que resguardarse del frío es hacerlo del viento y la lluvia. Requieres una casita que no se vuele y que no se moje (lona impermeable que suele venir con la carpa necesaria). Así que, por lo general, cuanto más extremas sean las condiciones mayor inversión tendrás que hacer para tu carpa y por tanto más peso tendrás que cargar. En cambio, si vas a estar mayormente en playa, bosques tropicales, o si estamos en pleno verano, con una carpita cualquiera te vale (incluso sin la lona impermeable). Cuanto más pequeña sea menos va a pesar. Una tienda para dos personas está bien para ti y tu perro porque cabéis bien los tres (mochila, perro y humano). Nunca he viajado con tienda para uno, pero si llevas poco equipaje sería buena idea, incluso si viajas con tu perro.

 

El peso se nota así que trata de hacerte con una ligera (el peso de casi todas las tiendas de campaña viene indicado en la funda). Las que he usado yo variaban entre 1.8 y 2.4 kg. Últimamente están desarrollando modelos súper ligeros, eso sí carísimos.

Por último decir que el cuidado de la tienda es sumamente importante. Cuídala porque va a ser tu casa.

 

 Esta tienda murió aquella noche, debido al viento... Y eso que era buena

 

SACO

 

Aquí sí es muy importante saber por dónde te vas a mover. Si es verano o vas a viajar en clima tropical llévate un saco de verano, fino. En cambio, si vas a viajar por zonas frías, especialmente en invierno, ese saco fino te valdrá como mucho de almohada. Yo casi me congelo al pasar de México a USA con el saco de verano en mitad de enero. Necesitas hacerte con uno gordo, de invierno. Puedes preguntar en la tienda de cuántos grados lo quieres.

 

 Yo en verano no lo uso, pero en invierno no hay quien me saque

 

GANAS DE CONECTAR CON LA NATURALEZA

 

Este es el punto más importante. Un viaje más enfocado a la naturaleza y no tanto a las zonas urbanas. Si vas dispuesto a disfrutar de lo que te ofrecen los espacios abiertos y prescindir de todo lo que no vas a necesitar allí (móvil, internet, baños muchas veces, comida en abundancia…) esto es lo que tienes que hacer. No tengas miedo, explora, no te va a pasar nada. Cuanto menos miedo tengas más puertas se abrirán para que conozcas lugares más profundos y mágicos. Puedes hacer una excursión de un día o de una semana, todo depende de ti. Hay rutas de hasta meses.

 

 Coqui into the wild

 

OTROS ÚTILES DE ACAMPADA

 

Lo demás son adicionales, que, aunque no imprescindibles 100 x 100, yo sí me llevaría si te gusta esto de la acampada. Al menos algunos de ellos. Te van a aportar mucha calidad de camping (y de sueño). Sin embargo, si solo vas a acampar muy de vez en cuando no vale la pena que los lleves.

 

ESTERILLA/COLCHÓN HINCHABLE O MANTA

 

En definitiva, algo para poner en el suelo a modo de colchón y de aislante. Las hay de varios tipos, pero a mí las que más me gustan son las que se inflan, debido a dos razones: su comodidad y aislamiento, por un lado; y que, una vez desinfladas, se pueden plegar mejor que las otras y ocupan menos en la mochila. Por otro lado, si no tienes una esterilla siempre puedes utilizar una manta como base. Si viajas por lugares fríos se hace bastante necesario llevar una, a menos que tengas un muy buen saco. Si acampas en nieve es prácticamente obligatorio porque, de lo contrario, te calarías. Yo he viajado mucho tiempo sin esterilla, pero en principio no lo vuelvo a hacer. Realmente, si utilizas mucho la tienda vale la pena llevarse una, incluso en terreno cálido. Aunque solo sea por comodidad… Tu espalda lo agradece mucho.  

 

LINTERNA/CABEZAL

 

Algo para iluminar dentro de la tienda siempre viene bien, y es algo que ni ocupa ni pesa prácticamente. Además, podrás utilizarla para leer, escribir, jugar a las cartas, hacer artesanías o lo que se te ocurra durante la noche.

 

COCINILLA, GAS Y CAZO/OLLA

 

Si no quieres acabar hasta los cojones de bocadillos, he aquí la solución. Es cierto que es un poco incómodo de llevar (no tanto por su peso como por lo que ocupa), pero vale la pena. Sobre todo, cuando, tras una larga y dura jornada de montaña, puedes llevarte algo calentito para el body. Dependiendo de por donde estés viajando, en algunas ocasiones podrás hacer fogatas y cocinar en ellas, pero esto depende de la regulación del país (o zona). Por poner un ejemplo, en España no se puede hacer fuego en casi ningún sitio, mientras que en Canadá hay muchísimas zonas que sí.

 

 Mi hermano a los fuegos

 

CONSEJOS PARA REDUCIR PESO

 

El peso es el gran enemigo de aquellos que viajamos en modo campista. Hay que sumarle, además, el peso del equipaje (o parte del mismo) perruno. Vamos, que hay que hacer algo para no deslomarnos. Una vez más, todo dependerá de la zona/clima en que estés viajando. Obviamente, es más fácil quitarse peso cuando uno está recorriendo parajes tropicales que polares.

 

Como ya hemos comentado, lo primero es tratar de reducir peso del propio equipaje de camping: llévate una tienda y un saco de dormir acorde a tu viaje. Si, por ejemplo, viajas solo, llévate la tienda más pequeña posible. En cambio, si viajas con un compañero/a podéis llevar una tienda un poco más grande y distribuiros el peso (uno lleva la tienda; otro la comida y el camping gas, por ejemplo). Si estás en un lugar caluroso puedes llevar una tienda de poco peso y un saco fino. Por contra, si estas viajando por lugares fríos será más complicado "deshacerte" de peso en este caso. 

 

El siguiente paso sería reducir desde otros lados. Y aquí entra en juego la ropa. Seguramente aprendas a la fuerza que no puedes llevar mucho vestuario. El equipo de camping no puede reducirse más y ahora toca quitar de ahí. Lo bueno es que uno acaba acostumbrándose a viajar con poca ropa. Yo no llevo más de dos pantalones y cinco camisetas en climas calurosos; para climas fríos añado algo de abrigo, alguna camiseta térmica y poco más. Es mejor lavar muchas veces lo poco que llevas que ir cargando varios kilos de más todo el tiempo. 

 

¿Se puede seguir eliminando peso? ¡Siempre! En los productos de higiene personal, por ejemplo. Hay algunos truquitos, como llevar una toalla pequeña, pastillas de jabón en vez de botes, desodorantes de rolón en lugar de espray, pasta de dientes de viaje, etc. Todo lo que reduzca espacio y peso será bienvenido, ya lo veras.

 

En cuanto a librarte de cargar algunas cosas de tu perro, como la comida o su toalla, puedes optar por ponerle unas alforjas. A mí, personalmente, no me gusta mucho para el campo. Cocaí tiene unas alforjas, pero solo las usa cuando nos desplazamos con todos los bártulos por ciudad, en busca de un nuevo destino, no cuando vamos de hiking/camping. Prefiero que vaya libre y cargarlo yo, pero vamos, que es una opción.

 

 Coqui aportando su granito de arena

 

FORMAS DE UTILIZAR LA TIENDA

 

FINES RECREATIVOS

 

Esta sería la forma normal, que incluye actividades tales como ir a campings habilitados, acampar en el bosque una temporada o hacer una ruta de varios días con la casa a cuestas. Solo un consejo aquí: ¡disfrútalo!

 

EMERGENCIA VIAJANDO A DEDO

 

Esta es especialmente importante para los mochileros perrunos, así como para todos aquellos viajeros con bajo presupuesto. Se trata de acampar por una noche en algún sitio con el objetivo único de seguir viaje al día siguiente. Normalmente será al lado de la carretera, tras no haber conseguido ningún ride esa tarde, pero si estás en una ciudad o pueblo para cuando cae la noche podrás optar por un parque, una plaza, una gasolinera, etc. Esto último la verdad es que no es lo que más me gusta en el mundo, pero a veces toca (ya sea porque no hay alojamientos cerca o los que hay no te dejan entrar con tu perro). El primer consejo que te puedo dar es que trates de que esto no ocurra en la medida de lo posible. Por ejemplo, intenta ponerte en la carretera con varias horas de antelación a la puesta de sol. Si, por algún motivo ocurre que te quedas estancado/a en la salida de la ciudad, intenta tener localizado un punto seguro en que puedas pasar la noche. Si es un alojamiento que admite mascotas, genial, pero si es una zona en que puedas acampar libremente también perfecto. Asegúrate de que es medianamente seguro, que no molestas a nadie, y a instalar la tienda y disfrutar del sueño (que mañana toca otro día duro). Si te pilla en mitad de la carretera no la pongas a dos metros del asfalto tampoco... Aléjate un poco (si hay bosque mucho mejor). Sé que suena un poco raro si nunca lo has hecho, pero yo nunca me he sentido inseguro haciéndolo. Lo peor que me ha pasado es que una vez un borracho me meó en la tienda. Esto de acampar donde te parezca a ti, sin embargo, no será posible en todos los rincones del mundo. En el siguiente punto hacemos una breve revisión de los países más tolerantes y los menos en materia de acampada libre (solo los países que he estado yo y de los que tengo algo más de información; ¡al menos de momento!).

 

 En Canadá no hay problemas para hacer esto

 

EN QUE PAÍSES PUEDO ACAMPAR LIBREMENTE

 

Quizás, este sea el punto que más inquieta a muchos, pues la acampada libre no está permitida en todas partes (y no queremos llevarnos una señora multa). Te puedes llegar a encontrar en un lugar en que no os admiten en ningún alojamiento con perro, pero tampoco puedes acampar porque está prohibido... No queremos que eso pase. Hay muchas diferencias a nivel de legislación entre naciones en lo que a acampar libremente se refiere. En algunos países se podrá acampar en prácticamente cualquier sitio, mientras que en otros esta tajantemente prohibido y tienes que ceñirte a las zonas de camping. Si te queda la duda de si se puede acampar y ves que es un lugar en el que pueden ponerte una multa, siempre puedes hacer vivac.

 

¡Siempre nos quedará el vivac!

 

Aquí no puedo hacer ahora una revisión exhaustiva de cada lugar del mundo, pero sí puedo hacer un resumen de algunos lugares por los que hemos viajado Cocaí y yo. Intentaré desarrollar más adelante un post específico sobre este tema. De todos modos, en la sección de “Mi Experiencia Perruna” de cada país que hemos visitado, expongo esto con un poco más de detalle. 

 

España. Empezamos por mi querida España. Muy muy muy difícil. Probablemente uno de los países que más trabas ponen a la hora de acampar. Puedes hacerlo, pero te expones a una multa considerablemente alta. Aunque el 99% del territorio no deja hacer acampada libre, hay una serie de puntos a lo largo y ancho del país que sí lo permiten (nota: en la isla de Fuerteventura es legal al parecer). Es un poco complicado porque depende de cada Comunidad y, a su vez, de cada Ayuntamiento en concreto. Aquí os dejo este post de Con Alforjas en el que explican muy bien la situación (con mapa colaborativo de los lugares legales de acampada incluido): http://conalforjas.com/acampada-libre-espana/

 

Europa. En general son estrictos con el tema de acampar libremente, habiendo grandes diferencias entre unos países y otros. Por ejemplo, la, ya nombrada, España, Portugal o Italia, lo tienen prohibido tajantemente. Por otro lado, los países nórdicos, Reino Unido, Francia, Polonia y otros suelen ser más permisivos. No obstante, es difícil encontrar un trozo de tierra "legal" en general en territorio europeo (salvo, quizás, en los países escandinavos). Échale un ojo al blog de Con Alforjas, que nuevamente lo explica bastante detallado: http://conalforjas.com/acampada-libre-europa/

 

Mapa que muestra los países europeos más (en azul) y menos (en rojo) tolerantes hacia la acampada libre. Tomado de Con Alforjas

 

Latinoamérica. Hay mucha menos regulación en general, lo cual favorece una situación muy permisiva. Al menos en los países en que he estado viajando yo: Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, México. No vas a tener problemas a la hora de acampar en zonas salvajes, incluso puede que te dejen en plazas de pueblos, gasolineras, etc. Así da gusto viajar con tienda.

 

Norteamérica. A diferencia de Europa, aquí, donde también hay exceso de normas por todas partes, si es fácil encontrar zonas para acampar. Tanto que muchas veces podrás acampar a un lado de la carretera. Tanto USA como Canadá son países bastante permisivos a la hora de dejarte plantar la tienda en la naturaleza. Hay límites, como por ejemplo en Parques Nacionales, donde normalmente tienes que ceñirte a los campings habilitados (a menos que estés en la zona del "wilderness", donde si te dejan acampar libre), pero en general funciona muy bien. En USA puedes acampar en todo lo que sea BLM, o sea tierras de dominio público, así como en los National Forests. En Canadá puedes acampar prácticamente donde quieras, ya sea en un bosque o al lado de la carretera. Muy bien los dos países en este sentido.

 

CONCLUSIÓN

 

Con independencia de las normativas restrictivas de algunos lugares, acampar como tal es algo sencillo. Si nunca has acampado verás que no es algo difícil y que no necesitas hacer ningún curso para ello. Tu mochila dará cobijo a todo el equipo de camping, como si siempre hubiese estado allí metido, y en solo unos pocos días ya serás un experto armador de tu carpa, la cual se convertirá en tu nuevo hogar transportable. Con los mejores escenarios (que los puedes elegir tú) y muchas veces con un cielo con infinitas estrellas.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs!