Moverse con perro por ciudades grandes

Las ciudades siempre son un quebradero de cabeza a la hora de tratar de moverte con tu perro a un punto que no sea el parque de debajo de tu casa. Es triste, pero la sociedad no está preparada para nosotros a nivel de infraestructura de transporte. Que si a algunos les da miedo, que si otras tienen alergia… Se me ocurren diferentes formas de poder arreglar eso, es solo que no quieren. Son muchos los que no nos entienden y creen que estamos locos por querer llevarnos a nuestros perros a todos lados. ¡Pues claro que queremos! Y como muestra de ello, el ingenio humano ha llevado a que seamos testigos de situaciones tales como perros en bicicletas, o perros escondidos en bolsos y mochilas en el metro. El premio gordo se lo lleva un profesor mío de biología, quien se valía de un carrito de bebé para que no le pillaran por los subsuelos de Madrid. Ese perro probablemente era más feliz con su dueño en el despacho de botánica que solo en casa.

Pues sí, es difícil moverse con tu can por la ciudad, pero, como en todo, uno casi siempre tiene alguna alternativa. Y si no hay manera nos la inventamos. Yo en mi día a día en mi ciudad de origen, mi querida Madrid, casi siempre trato de hacer mis planes contando con mi perra. No importa si tengo que ir a comprar fruta en la tienda de mi barrio o si tengo que ir al centro porque he quedado con mis amigos. Me llevo a Cocaí (y si no que les pregunten a mis amigos...). Obviamente, no siempre, pues a veces no tiene sentido (si vas al cine, por ejemplo). Pero si queremos ir a un parque o una plaza por el centro, donde ella estaría tan a gusto, ¿por qué no me la voy a llevar? Resumiendo, que muchas veces me la llevo, aunque no sea lo más fácil.

Estas son las opciones que se me ocurren para moverte con tu perro en una ciudad:

COCHE PROPIO

Si tienes tu propio coche es pan comido. Desventajas: contaminación, conducir bajo estrés en el tráfico del centro, posibles problemas para encontrar estacionamiento, pago de parquímetros.

COCHES ELÉCTRICOS

En algunas ciudades existe una aplicación que te marca el coche de la compañía de la aplicación más cercano a tu punto. Aunque no es la opción más económica (aunque sí es más barata que un taxi, por ejemplo), tiene unas cuantas ventajas: cero contaminación porque es eléctrico, no pagas parquímetros y lo puedes aparcar donde quieras (dentro de un límite).

METRO

En la mayoría del mundo las mascotas están prohibidas en el metro. No obstante, en algunas ciudades están permitidas. Aquí me enorgullezco de que una de ellas sea Madrid (desde junio de 2016). En este caso puedes llevar a tu buddy en el último vagón, con correa y bozal. La otra opción, si no está permitido en el metro de tu ciudad, es colarse. Eso sí, multa te puede caer en teoría, así que ándate con ojo. Lo mejor es ni preguntar y hacerte el sueco. Sobre todo, si estás viajando y no conoces la ciudad puedes alegar que estás de paso y que no tenías ni idea. Yo lo hice en el metro de Santiago de Chile. Pero también en Madrid antes de que se pudiese… Madre qué risas cuando metía a Coqui en la bolsa de deportes. La mala noticia es que creció y ya no es tan fácil hacer eso...

En el metro de Madrid

AUTOBÚS

Lo mismo, la mayoría de países/ciudades no te permitirán subir a bordo con tu perruno, pero hay excepciones. Por ejemplo, en los países escandinavos es muy común ver perros en los transportes públicos.

UBER/CABIFI

Son algunas de las aplicaciones (hay varias de este tipo) en las que una persona (registrada en la aplicación) ofrece servicios de transporte por la ciudad. Rollo taxi, pero más barato. Las hay por muchos países del mundo, desde España hasta México (por poner dos ejemplos). Yo solo las he utilizado en Monterrey, México, y funcionó muy bien. Sin embargo, puede ocurrir que no funcione tan bien en otros lugares. Imagino que dependerá del país o la ciudad en que estés viviendo/viajando.

TAXI

Una opción un poco cara, pero ahí está. Y no siempre es cara, como en muchas regiones de Latinoamérica con las míticas moto taxis. Por otro lado, siempre puedes tener mala suerte y que te toque un taxista que no quiera llevaros.

En algunos países como Perú no te pondrán problemas en las mototaxis. Además, son baratas

BICI

Puedes llevar a tu perro con la correa (corriendo a tu lado), o en una caja atrás. Yo solo he hecho lo primero y nunca he tenido ningún problema. La suelo llevar atada en las aceras y carreteras y suelta en los parques y carril bici. Para más información sobre cómo llevar a tu perro en bici échale un ojo al blog de Pablo Calvo, un chaval muy experimentado en viajes en bici con su perra Hippie: https://bikecanine.com/

CAMINAR

Yo es la que más utilizo. Si estás de turismo es perfecta porque vas recorriendo la ciudad de arriba abajo y puedes llevarte a tu perro. ¡Qué mejor manera de conocer un nuevo lugar que pateándotelo! Si estás viviendo, igual ya es un poco más pesado tener que caminar todos los días por las mismas calles para llegar a determinados puntos... Sobre todo, si quedan muy lejos. Pero bueno, para distancias cortas y medianas sigue siendo la mejor opción.

De paseo por Campeche, México.

¡Quiero terminar lanzando una llamada! Gente de todos los rincones del mundo, contadnos cómo es vuestra ciudad con este tema perruno: ¿es fácil moverse en bus o metro con tu peludo? ¿Algún lugar que debamos ir y formar una comuna perruna? Hagamos un mapa con las ciudades del planeta donde los perros son bienvenidos en el transporte público. No hay mucha información sobre esto y podría ser de gran utilidad. Ojalá que poco a poco vayamos viendo un mayor número de ciudades sumándose a esta iniciativa de permitir el acceso de mascotas a los medios de transporte.

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies