Transporte en un viaje con perro

08/11/2016

Definitivamente, la parte más difícil de viajar con tu perrete es moverse, asumiendo que no tienes coche. Desplazarse de un lugar a otro no va a ser nada fácil, en comparación a como lo harías yendo tú solo. Doy por sentado que nadie va a hacer un viaje largo con su perro llevándose una jaula y viajando en bus, pues puede ser una tortura china para tu amigo canino. Lo mejor es buscar otros medios de transporte, que los hay. Estas son las maneras en que podréis moveros juntos:

 

Bus

 

Por lo general, necesitarás una jaula o transportín. Lo veo útil para el inicio de tu viaje si has llegado a tu destino en avión, ya que aún dispondrías de la jaula. Por ejemplo, yo lo usé al llegar a Cancún desde Madrid para un trayecto corto. Sin embargo, hay dos inconvenientes principales (evidentes): en primer lugar, el perro tendría que ir en bodega, lo cual no suele gustarles (obviamente)… En segundo lugar, tienes que cargar la jaula, lo cual es una pesadilla. Conclusión, deshazte de esa jaula en cuanto puedas y busca otras formas de moverte. Por otra parte, en ciertos países o regiones de países algunos buses os permitirán subir a la zona de pasajeros (sobre todo cuando el perro es pequeño). Yo lo hice por Bolivia, Perú y Ecuador cuando Cocaí era pequeña. También en algunas zonas de México cuando Coqui ya era grande. A veces te tocará llorarles un poco para que os dejen subir, ¡pero vale la pena!

 

 En algunos países probablemente podrás llevar a tu perro arriba

 

 

Sobre todo en zonas rurales

 

Blablacar u otras opciones de coche compartido

 

Es una muy buena opción para moverte entre ciudades grandes. Y también para hacer viajes desde un punto base. Por ejemplo, si te has llevado a tu peludo a la ciudad a la que has llegado para un intercambio de estudios o para un trabajo temporal. Podrás moverte los fines de semana o los puentes sin miedo a perder tiempo (como cuando haces autostop) y el perro no se estresará porque irá contigo. En Europa funciona muy bien, y también está en otras naciones como México, Brasil y la India. Poco a poco va extendiéndose su uso. Hay otras formas de conseguir coche compartido, principalmente a través de otras aplicaciones de coche compartido y/o preguntando en grupos de viajes en Facebook.

 

Blablacar de Monterrey a Querétaro; en México lo utilicé mucho

 

Dedo/ride/autostop

 

La más aventurera y mejor de todas en mi opinión. Para los viajes largos y sin prisa. Parecería que con un perro es más difícil que te lleve alguien, pero lo que es un hándicap puede convertirse más bien en una ventaja. ¡Resulta que muy a menudo la gente para por Cocaí! En varias ocasiones me han dicho que les daba pena la perra, ¡gracias por la parte que me toca! Hay mucho amante de los perros por todas partes y en cada rincón del planeta. La estampa de tú y tu perro en la carretera puede conmover a más de uno y te irán preguntando por el camino sobre la historia de tu perro. A nosotros nos ha servido mucho. Además de ahorrar en transporte, conocerás gente súper buena onda. Yo siempre digo que los que te dan ride son gente especial. Ese 1% vale mucho, y si viajas de este modo tendrás la suerte de conocerlo. Para más información métete en estos enlaces ;)

 

¡La manera más económica, divertida y plena de viajar!

 

Alquilar un coche

 

Buena opción si tienes unos días de vacaciones y quieres recorrer una región con libertad. Si sois varios amigos mejor, pues saldrá más barato. Yo lo hice con una amiga que vino a visitarme a México, y recorrimos Oaxaca. También con mi familia en Argentina, Ecuador y Canadá.

 

Cuando vino mi amiga Meryjane a México alquilamos un coche; además le dimos ride a un viajero

 

Avión

 

Solo lo he hecho cuando no me ha quedado alternativa. Cuando me voy para una temporada larga y hay que cruzar el océano. Es mucho estrés para tu colegui porque va solo, en la penumbra y envuelto en mucho ruido. Y para ti también, que vas pensando en tu perro durante todo el viaje. Pero a veces es casi casi la única vía. Y digo casi porque existen formas de cruzar mares y océanos en barco, como tripulación. Échale un ojo a la web FindaCrew... ¡O ve de puerto en puerto o marina en marina ofreciendo tus valiosos servicios de cocinero o limpiacubiertas a cambio de un pasaje! También hay que resaltar que lo del avión suele ser caro y que necesitas hacer mucho papeleo perruno (vacunas, certificados veterinarios…).

 

 Sanos y salvos de vuelta en tierra firme

 

Barco

 

Es otra opción. A veces, de hecho, ¡es la única! Por ejemplo, para moverte por algunas zonas de la amazonía brasileira y peruana solamente hay transporte fluvial. Nosotros viajamos alrededor de 10 días en total en barco. Las condiciones dependen del capitán del barco. Nosotros un trayecto de Brasil (Porto Velho-Manaus) lo hicimos en completa libertad; otro tramo (Manaus a la frontera con Perú) fue más restrictivo: Cocaí tuvo que ir atada todo el tiempo en una zona del barco (si bien luego transgredimos la norma como quisimos); en Perú fue jauja: Cocaí hizo lo que quiso (de hecho también había un mono en el barco). Si tu perro es muy grande creo que sería difícil que te dejasen, a menos que vaya todo el tiempo en un transportín. Esto sería una tortura para tu perro… Lo bueno dentro de lo malo es que, a diferencia del avión, el transportín (y tu perro) iría en una zona accesible, por lo que podrías ir a visitar a tu amigo todas las veces que quisieras. Para cruzar mares y oceanos repito lo que he dicho: FindaCrew o probar suerte en cada puerto o marina.

 

Trayecto de Porto Velho a Manaus, Brasil

 

Cocaí hizo muchos pequeños amigos en el tramo Manaus - Tabatinga, Brasil

 

Excursión con mi familia por la selva ecuatoriana, Tena

 

Bici

 

Nunca lo he hecho. A menos que contemos la loca aventura por Baños, Ecuador, en la cual Cocaí iba en una silla accesoria para bebés. Pero es una opción… ¡Y muy buena! El viaje se podría hacer de dos maneras, utilizando o bien una cesta o bien un remolque en donde iría tu perro (previo entrenamiento o adaptación de tu perro para que no se salga en marcha). Las ventajas más grandes son: tú te organizas el tiempo, no dependes de nadie, no gastas (si bien una bici requiere de mantenimiento…), tu perro no se estresa (si se le entrena bien), haces ejercicio, ¡y no contaminas! La desventaja principal es que requieres de mucho tiempo (¿pero eso no es una ventaja?). Aquí os dejo los contactos de dos tipos que se han lanzado a viajar con sus perros de este modo, uno con remolque y otro con cesta. El primero es un wey mexicano que cuenta con experiencia viajando en bici con sus perros (merak1026@gmail.com). Y no dejéis de visitar el blog de Pablo Calvo para descubrir con todo detalle sus aventuras y sus sabios consejos bici-perrunos: https://bikecanine.com/. En el post de Viajeros perrunos sin vehículo a motor os cuento más experiencias de viajeros que se han lanzado a esta aventura cicloperruna. 

 

Cocaí iba un poco incómoda, miren su cara, pero fue una excursión de un día maravillosa por los alrededores de Baños, Ecuador

 

A pie: caminar

 

¿Por qué no? Ideal para los amantes del hiking y de la naturaleza. Desde rutas de varios días, hasta caminatas infinitas como el Camino de Santiago o el Pacific Crest Trail de EEUU. Tu perro lo gozará como nunca. Tienes que tener en cuenta que en muchas rutas, sobre todo en países del "primer mundo", será difícil el acceso con mascotas por eso de proteger la fauna y flora salvajes. Pero las reglas están para saltárselas, al menos de vez en cuando: si no es una ruta transitada por osos, leones, cobras u otros animales peligrosos, si tu perro no se va a comer a las cabras o pájaros, y si ves que no hay mucho turismo (temporada baja) no veo por qué no transgredir esa norma.

 

Hiking de tres días por el Parque Nacional Huascarán, Perú

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs!