Patagonia argentina, itinerario

08/08/2019

La ruta de Buenos Aires a Ushuaia (Tierra de Fuego) es un clásico que cualquier alma viajera tiene que conocer. Iniciando en la orgullosa y bella capital, el camino al sur estará llena de lugares hermosos y variopintos: la árida (y subestimada) pampa central, la verde Región de los Lagos, y, sobre todo, la infinita y espectacular Patagonia. Es un territorio vasto cuyos límites no están muy claros (de hecho, muchos son los que consideran que la Región de los Lagos es el inicio). Lo que está claro es que los atractivos se esparcen por todas partes, tanto en sus semidesérticas costas llenas de fauna como en sus montañas, bosques, ríos, lagos y glaciares de la cadena andina interior. Y así hasta alcanzar el punto y final en Tierra de Fuego. No se puede bajar más en el mapa.

 

Buenos Aires

Sierra de la Ventana y Parque Provincial Ernesto Tornquist

Parque Nacional Lihué Calel
Villa El Chocón

Junín de los Andes y Parque Nacional Lanín

San Martín de los Andes y Ruta de los Siete Lagos

Bariloche y alrededores
El Bolsón y Parque Nacional Lago Puelo

Parque Nacional Los Alerces

Península de Valdés

Punta Tombo

El Calafate y Parque Nacional Los Glaciares (Perito Moreno)

El Chaltén

Estrecho de Magallanes

Ushuaia y Parque Nacional Tierra del Fuego

 

BUENOS AIRES

 

 

La capital argentina es una ciudad muy bonita y animada. Además, el centro recuerda a Madrid (arquitectónicamente hablando), lo que a todo madrileño/a hará sentir cerquita de casa. Hay muchos eventos (desde obras en teatros hasta parejas bailando tango por la calle) y miles de sitios que visitar. Estos son algunos de los más chulos: la Casa Rosada, la Plaza de Mayo y el obelisco, la avenida Florida, el teatro Colón, el barrio de San Telmo, el barrio de La Boca (zona más económica para alojarse), Palermo, el Museo Nacional de Bellas Artes, el cementerio y barrio Recoleta, el Museo de Eva (Evita) Perón, el Jardín Botánico, la Reserva Ecológica Costanera Sur. Como lugar menos turístico, es interesante la ecoaldea Velatropa, a pocos metros de la UBA (allá por el 2014 estaba en funcionamiento). También desde aquí puedes hacer excursiones a otros puntos interesantes del país (Rosario, La Plata) y de Uruguay (Colonia Sacramento, Montevideo).

 

SIERRA DE LA VENTANA Y PARQUE PROVINCIAL ERNESTO TORNQUIST

 

 

Pueblo tranquilo en la provincia de Buenos Aires que descansa en ​​un bonito entorno, con un río en el que puedes refrescarte y en cuya orilla puedes acampar. Yo lo recuerdo con nostalgia porque aquí conocí a unos chavales (de Pehuajó) que me compartieron mate por primera vez y me prepararon el primer asado argentino. La principal atracción es el Parque Provincial Ernesto Tornquist, cerquita de ahí. Muy bonito e ideal para hacer algún que otro hiking.

 

PARQUE NACIONAL LIHUÉ CALEL

 

 

Muy sorprendente. Está literalmente en mitad de la nada, en la Pampa argentina. Puedes hacer rutas de hiking por esa especie de desierto, acampar entre guanacos, visitar el centro de interpretación/museo, observar arte rupestre... Para salir de ahí dirección sur solo hay dos alternativas (al menos cuando visité yo la zona, 2014): tomar el colectivo que por allí pasa sobre las 4-5 de la mañana (solo hay uno); levantar el pulgar.

 

VILLA EL CHOCÓN

 

 

Cerca de Neuquén queda este interesante pueblo, donde puedes ir al Museo Paleontológico Ernesto Bachmann, que alberga, entre otros, el fósil más completo del dinosaurio carnívoro más grande del mundo: el Giganotosaurus carolinii. Impresionante. Además, allí mismo descansa uno de los lagos artificiales más grande del planeta, el Embalse Ezequiel Ramos Mexía.

 

JUNÍN DE LOS ANDES Y PARQUE NACIONAL LANÍN

 

 

He aquí uno de mis lugares preferidos de toda la Argentina. A pocos kilómetros de este encantador pueblo de Neuquén provincia enclavado en las montañas queda un Parque Nacional lleno de magia que lleva el nombre del volcán más elevado que en él habita. Hay muchas excursiones, desde subir el propio volcán Lanín hasta marchas por bosques, dejando en el camino ríos y cascadas. Y muchas ovejas, caballos y aves. Bello a más no poder, con muchas opciones de camping y de hiking. En Junín hay una atracción turística peculiar: el Vía Christi, un bosque en el que diferentes artistas han creado sus obras resumiendo la vida de Jesucristo (desde el nacimiento hasta la muerte), con elementos de la tradición católica y mapuche. Para los cristianos y amantes de la religión un regalazo, pero para el resto también. Vale la pena venir a visitarlo.

 

SAN MARTÍN DE LOS ANDES Y RUTA DE LOS SIETE LAGOS

 

 

Pequeña ciudad muy bien cuidada y con atractivos en la propia ciudad y a los alrededores. Por ejemplo, el museo del Che (el Museo de la Pastera). Desde aquí comienza la ruta de los 7 Lagos, que en realidad son más y a cada cual más hermoso. Por orden: Lácar (a los pies de la propia San Martín de los Andes), Machónico, Falkner, Villarino, Escondido, Correntoso, Espejo, Nahuel Huapi. Este último baña las poblaciones de Villa la Angostura y Bariloche. Aparte de esos, que están en la propia ruta principal, hay otros tomando pequeñas desviaciones, como el Hermoso o el Espejo Chico. Además, un interesante pueblo a tener en cuenta es Villa Traful. Tómate tu tiempo para recorrerlos, vale la pena. La ruta termina en Villa la Angostura, pueblo turístico con encanto en el que, además de darte unos baños en el Nahuel Huapi, puedes degustar los mejores helados del planeta. Prueba helado de cafayate, tomate, vino y otros muchos sabores que ni sabías que existían.

 

BARILOCHE Y ALREDEDORES

 

 

Mil planes te esperan en Bariloche (provincia de Río Negro). Es un destino muy conocido tanto en la época de invierno (amantes del esquí), como en verano. El pueblo descansa en las márgenes del Lago Nahuel Huapi, en pleno Parque Nacional Nahuel Huapi, gozando de muchos parajes merecedores de una visita por allí cerca. Por ejemplo: el Parque Nacional los Arrayanes, un bosque constituido por una especie de árbol única (el arrayán); la Ruta de los Siete Lagos, Villa Traful y Villa la Angostura; el Cerro Tronador y el glaciar Ventisquero Negro (foto de arriba); el Cerro Catedral, un centro enorme de esquí… Y muchos más que tendrás que venir a descubrir.

 

EL BOLSÓN Y PARQUE NACIONAL LAGO PUELO

 

 

Destino indispensable para el mochilero que busca naturaleza y conocer gente. Este pueblo de atmósfera hippie 120 kilómetros al sur de Bariloche te recibirá con los brazos abiertos: cervezas artesanales, artesanías, lugareños y viajeros, festivales y eventos en verano, y muchos espacios verdes. Algunos de los más bellos son: el Parque Nacional Lago Puelo, el Cerro Piltriquitrón y el Bosque Tallado, o la piedra Cabeza de Indio.

 

PARQUE NACIONAL LOS ALERCES

 

 

En la provincia de Chubut, a poca distancia de Esquel, queda este bello Parque que alberga y protege bosques de uno de los árboles de mayor longevidad del planeta. El espectáculo está servido con estos altos abuelos y esos enormes lagos de aguas cristalinas.

 

PENÍNSULA DE VALDÉS

 

 

Vale mucho la pena salirse de las montañas de la Patagonia andina para hacer una incursión al ecosistema de estepa en esta zona costera del Chubut. Es un paraíso de fauna salvaje. La Península de Valdés es Patrimonio de la Humanidad, entre otras cosas porque recibe la mayor población reproductora de ballenas francas australes del mundo. Además, se pueden avistar orcas, toninas, lobos marinos, elefantes marinos, armadillos, pingüinos (de Magallanes), cormoranes, martinetas y gran variedad de aves. La península es enorme y espectacular. ¡No da tiempo a verlo todo en un día! Ni siquiera alquilando un coche (que, por cierto, es una buena idea alquilarlo aunque sea por uno o dos días). Puedes alojarte en la propia península (la única población es Puerto Pirámides), o en Puerto Madryn (fuera y más barato).

 

PUNTA TOMBO

 

 

Punta Tombo, por otra parte, es una reserva faunística que te dará la oportunidad de ver miles de pingüinos de Magallanes (también), a menos de un palmo. Podrás verlos con todo lujo de detalles, vaya, además de aprender interesantes datos de la ecología de la especie (centro de interpretación en la entrada). No puedes perderte esta excursión en la estepa patagónica… No debe haber muchos lugares en el mundo donde convivan en el mismo espacio guanacos (camélido) y pingüinos.

 

EL CALAFATE Y PARQUE NACIONAL LOS GLACIARES (PERITO MORENO)

 

 

Pueblo grande y animado (al menos en verano), en la provincia de Santa Cruz por el que todos pasan en su ruta al Perito Moreno (a 80 km), en el Parque Nacional Los Glaciares. Hay varias maneras de entrar en contacto con los glaciares. El único que se puede visitar por cuenta propia y único recomendable para el bolsillo mochilero es el mismo Perito Moreno, frente al que discurren una serie de pasarelas para disfrutarlo. Por otro lado, si este es tu sueño y tienes dinero, puedes también hacer una caminata-trekking por el glaciar a través de una agencia (es caro). Por último, puedes optar por un tour en barco por los canales del Lago Argentino en el que, además del Perito Moreno, quedarán para el recuerdo otros bellos glaciares, como el Spegazzini y el Upsala (también es cara esta excursión).

Desde El Calafate también queda cerca el grandioso Parque Nacional Torres del Paine (Chile). Muchos viajeros continúan luego hacia esta maravilla. Puedes leer más aquí.

 

EL CHALTÉN

 

 

A tres horas al norte de El Calafate, esta villa queda también dentro de los confines del Parque Nacional de Los Glaciares (extremo norte). Y el entorno es también de una belleza deslumbrante. Sin embargo, el paisaje es muy diferente: cambiamos los glaciares por las montañas y los bosques. El turismo aquí es mas de montañismo/senderismo, habiendo decenas de rutas marcadas. Algunas de las más populares son: la subida al Monte Fitz Roy (o Cerro Chaltén), el más alto de la región (3405 m) y sobre el que descansa la comunidad; el Cerro Torre; la Laguna de los Tres; el Lago del Desierto (preciosa, en pleno línea divisoria con Chile).

 

ESTRECHO DE MAGALLANES

 

 

El tramo por el profundo sur es toda una aventura que implica, entre cosas, pasar por un pedazo de tierras chilenas (y el coñazo que la frontera supone), atravesar pastos poblados de guanacos y cruzar por el Estrecho de Magallanes (por el que una expedición, liderada por Fernão de Magallanes, cruzó por vez primera de un océano al otro).

 

USHUAIA Y PARQUE NACIONAL TIERRA DEL FUEGO

 

 

Estamos en el fin del mundo, lejos de todo: Tierra de Fuego. Además de pasearte por las calles y observar el modo de vida de los habitantes que pueblan la ciudad más austral del planeta, Ushuaia, enclavada en una bahía espectacular entre los Andes y el Canal de Beagle, tiene mucho que ofrecer: recorrer el Parque Nacional Tierra de Fuego (a 12 km de la ciudad), de paisajes alucinantes; contratar un tour en barco por el Canal de Beagle, sintiéndote un poco Darwin y avistando lobos marinos, pingüinos y cormoranes en islotes (incluso bajando en algunas pequeñas islas), al tiempo que el/la guía te cuenta sobre los grupos fueguinos que por allí habitaban; dar un paseo en el Tren de los Presos (Tren del Fin del Mundo), imaginando la vida de los reclusos por esas remotas tierras. Ushuaia es también el principal puerto de partida para expediciones a la Antártida… Pero no pondrás pie en esas gélidas y salvajes tierra a menos que tengas mucho dinero o te lo consigas montar muy muy muy bien (por ejemplo, trabajando de tripulación en los barcos).

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs!