Vancouver Island, itinerario


La sensación que se respira en la Isla de Vancouver es de libertad y armonía. Este “pedazo” de tierra menos explorado de lo que debiera es un paraíso verde que se puede recorrer fácilmente. Contiene un microclima propio que gusta a muchos: cálido – para lo que es Canadá – y lluvioso (¡llueve de lo lindo!). Si bien varía mucho de sur a norte (el norte no es cálido para nada). No es de extrañar que los pobladores de la isla estén muy orgullosos de dónde habitan. La mayoría de la población vive en lo que se llama Great Victoria, o sea la capital (Victoria) y las aglomeraciones colindantes. En el resto de la isla solo hay (prácticamente) pequeños pueblos y comunidades… Inmersos en los parajes más hermosos. De hecho la costa oeste está prácticamente despoblada y sin carreteras. Destacan los bosques lluviosos y frondosos, con algunas de las especies de árboles más altas del mundo, y las salvajes playas, en las que penetran los bosques y vienen a descansar focas y otra fauna marina. Otros animales que habitan la isla son los black bears, orcas, ballenas, colibríes, águilas... Y otros más difíciles de avistar como los jaguares o los lobos.

Recorrer la isla es fácil, pues, a diferencia del resto de Canadá, tiene un tamaño manejable y todo queda relativamente cerca. Y lo más importante: todo allí es hermoso. Simplemente desde la carretera verás escenarios sensacionales. Aunque seguramente querrás parar en muchos sitios te dejo algunas de las cosas para ver y hacer en tu aventura por esta fabulosa isla:

  • Victoria

  • Sooke

  • Juan de Fuca Provincial Park: Juan de Fuca Trail

  • Port Renfrew

  • Pacific Rim National Park: West Coast Trail

  • Cowichan Lake Region

  • Nanaimo

  • Alberni y Pacific Rim Highways

  • Tofino y Ucluelet

  • Campbell River

  • Road 19 (North Section)

  • Port Alice

  • Port Hardy

  • Ferry Port Hardy – Prince Rupert

VICTORIA

Bienvenidos a la capital de British Columbia – ¡sorpresa, no es Vancouver! Es una de las ciudades más chulas del país por muchas razones. Uno de los principales atractivos es que se encuentra esparcida frente al mar, sobre una especie de bahía que se forma en pleno Estrecho de Juan de Fuca. El resultado: barrios enfrentados que se conectan por medio de taxis acuáticos y unas vistas increíbles. En los días sin bruma se llega a ver en el horizonte tierra estadounidense, con las Olympic mountains saludando. Toda la zona costera ofrece maravillosas vistas, especialmente la zona del puerto y aledañas al centro, donde se mueve mucha actividad. Destaca el Fisherman’s Wharf Park, un vecindario que crece, literalmente, sobre el propio mar. Aquí viene mucha gente (turistas más que nada) a comer fish & chips, entre otras cosas, y contemplar focas. Una maravilla verlas nadar y asomar la cabeza.

Otra actividad muy popular es contratar un tour para ver orcas y ballenas, que gustan mucho de estas aguas. La arquitectura del centro es un plus, con un buen punado de edificios de importancia histórica. Y por supuesto, el señorial Parlamento de Victoria. Otras cosas a hacer incluyen pasear por Beacon Hill Park, visitar algún museo como el Royal BC Museum (o alguna exposición temporal), pasearse por China town (el más antiguo de Canadá), salir de fiesta (es muy animada por la noche)… Al ser una ciudad pequeña puedes hacer la mayoría de las cosas a pie.

Victoria está conectada vía marítima a Vancouver city y a Port Angeles (Washington, USA). Por vía terrestre puedes ir hacia el norte (Nanaimo) o hacia el oeste. Esto es lo que hicimos nosotros. Próxima parada: Sooke.

SOOKE

Un brazo de mar penetra en la tierra y sobre sus orillas se asienta este bonito pueblo. El mar parece un lago, por el color de sus aguas, por su tranquilidad y por encontrarse circundada por tierra por todos lados. El pueblo no tiene gran cosa, con apenas un par de calles principales, pero es encantador. Se siente ya otra onda, con menos gente, en contacto con una naturaleza que combina agua, acantilados y bosques. Y es que desde Sooke hacia el oeste ya es todo mucho más salvaje (la carretera hasta Port Renfrew es preciosa). Hay muchos rincones bellos para visitar por allí cerca. Por ejemplo:

East Sooke, al otro lado del brazo marino y con más vistas sensacionales.

Whiffin spit, una estrecha y larga lengua de tierra que penetra en el mar y hace que uno pueda caminar entre aguas, casi como Moisés.

Sooke Potholes Provincial Park, un área verde a pocos kilómetros tierra adentro en el que puedes disfrutar de sus acantilados, ríos, lagos y bosques. Ideal para patear y acampar.

Galloping Goose Trail, un sendero ancho para bicis y peatones que va desde Victoria hasta Sooke (e incluso hasta el Sooke Potholes Park), pasando por lugares alucinantes.

JUAN DE FUCA PROVINCIAL PARK: JUAN DE FUCA TRAIL

Este Parque que discurre en paralelo al Juan de Fuca Strait es una auténtica maravilla. Empieza (o acaba) cerca Sooke, a unos 30 km al oeste, y se extiende hasta Botanical Beach, a la vera de Port Renfrew. Puedes visitar algunas de sus playas o bosques por accesos que hay en carretera, pero si lo que te gusta es andar aquí tienes una de las rutas más chulas que yo haya hecho. El Juan de Fuca Trail es un recorrido de 47 km en paralelo al océano – y enfrente de la costa de Washington – pasando por calas perdidas y salvajes, acantilados que te ofrecen vistas mágicas, cascadas y potentes ríos que se cruzan en puentes rústicos, bosques húmedos sacados de cuento y zonas más fangosas (¡prepárate para llenarte de barro!). Las posibilidades de ver fauna son muy altas, habiendo focas, lobos marinos y mucha vida intertidal o intermareal (mejillones, anémonas, estrellas, erizos, pepinos de mar, etc.)… Por no hablar de lo que te puedes encontrar entre los árboles (atento a los osos… ¡y a los jaguares!). Algunas de las playas por las que pasarás son: China Beach, Chin Beach, Bear Beach, Botanical Beach.

No es un simple camino por la playa, pues hay muchas subidas y bajadas (para que sepas a lo que te vas a enfrentar). La mayoría de la gente lo hace en tres días. Hay zonas para pernoctar (camping) habilitadas, con bear boxes para guardar la comida y no atraer a los osos. ¡Perros bienvenidos a esta ruta!

PORT RENFREW

Bienvenidos al más puro “West Pacific”. Solo tengo palabras bonitas para este emplazamiento aislado, en la esquina suroeste de la isla donde viví durante tres meses. Esta comunidad se asienta sobre un brazo del océano que penetra en la isla, rodeada de naturaleza verde. Hay una única carretera sobre la que se sitúan las casas, la única tienda que hay, un pequeño restaurante… Y el pub, al final del pueblo, que tiene mucha marcha por las noches. No hay más, pero esa es su magia. Un lugar en el que los pocos habitantes te darán la bienvenida a unas tierras de una naturaleza sinigual y el sol te brindará majestuosos atardeceres.

Hay muchos lugares para disfrutar. A “mano izquierda” en el mapa sale una carretera que te lleva hasta la fantástica Botanical Beach, ya en el Juan de Fuca Provincial Park, y que se llama así porque el bosque se mete literalmente en la playa. Y probablemente también porque unas algas gigantes marcianas la pueblan. No está lejos a pie, a una media hora. De camino a Botanical Beach hay un sendero que se desvía para regalarnos un paseo por el bosque hasta una playa preciosa llamada Mystic Beach. Un excelente rincón para recargar las pilas, pues no suele haber nadie y tienes la playa toda para ti.

A mano derecha, al otro lado del puente, se encuentra la salvaje playa principal de Port Renfrew, llena de troncos, ramas y algas que han llegado arrastrados por el mar. Al final de la misma hay un río, después del cual comienza el West Coast Trail, que lo describimos en el siguiente apartado (se puede cruzar el río en unas barcas gratuitas). También hay muchas pequeñas lagunas en las que puedes hacer picnics en sus orillas. Y bosques alucinantes, entre los que destaca el Avatar Grove, una aglomeración de viejos cedros rojos gigantes y abetos de Douglas en el Gordon River Valley. A diferencia de Cathedral Grove, el bosque más famoso de la isla (ver más abajo), el terreno presenta mucho desnivel, por lo que los árboles se sitúan a diferentes altitudes y le da un toque más mágico.

PACIFIC RIM NATIONAL PARK: EL WEST COAST TRAIL

Esta ruta que va desde Port Renfrew a Bamfiel (75 km), serpentea a través de bosques de viejos árboles, pantanos (o lodazales más bien), ríos y cascadas, playas… Un espectáculo natural, aislado de cualquier tipo de población. También hay campings designados como en el Juan de Fuca, con cajas anti osos. Sin embargo, es una de las más famosas de Canadá, por lo que se necesita reserva previa y solo está abierta entre el 1 de mayo y el 30 de septiembre. Hay muchas tormentas en la zona que tumban árboles, por lo que es peligroso en otras épocas del año. Los perros NO están permitidos, desafortunadamente, pero al menos siempre nos quedará el Juan de Fuca Trail (descrito arriba).

COWICHAN LAKE REGION

Hay toda una zona que se denomina Cowichan Valley, pero es muy extensa. Aquí solo nos vamos a centrar en la carretera que conecta Port Renfrew con Lake Cowichan y los alrededores del lago. Dicha carretera es una delicia: en todo momento inmerso entre densos bosques querrás parar en cada río, en cada cristal de agua que veas. A medida que abandonas la costa empieza un ascenso inesperado por suaves montañas, apreciándose un cambio de vegetación llamativo y obteniendo fantásticas panorámicas. Hasta el pueblito de Lake Cowichan. El lago homónimo es muy bonito, claramente una zona adinerada a juzgar por las casas que se elevan por encima del mismo. En estas boscosas tierras es probable que veas fauna (¿algún que otro oso quizás?), así que estate atento.

NANAIMO

Preciosa ciudad, la más bonita de la isla junto a Victoria. Es conocida como la Harbour City, probablemente por la importancia que tiene a nivel portuario. Mercancías y personas, pues está conectada vía ferry a Vancouver City, a la cual se encuentra enfrentada, separada por el Georgia Strait. Este estrecho precisamente le proporciona unas vistas extraordinarias a la ciudad, que se encuentra rodeada por algunas islotes que flotan sobre el agua (algunos de los cuales se pueden visitar).

Sus aires modernos y elegantes la hacen muy interesante, con una curiosa arquitectura en el “downtown”, parques y áreas verdes por doquier (a destacar Bowen Park), una paseo marítimo y puerto muy agradable para pasear (el waterfront), restaurantes muy fancy donde comer marisco y unos habitantes muy enrollados. Los alrededores merecen mucho la pena también. Para dormir más barato puedes acampar en el Living Forest Oceanside Campground, que descansa sobre unas playas increíbles.

ALBERNI Y PACIFIC RIM HIGHWAYS

Estas dos carreteras recorren parajes de una belleza insólita por el interior de la isla. La primera va desde Qualicum Beach a Port Alberni. Lo más interesante de este trayecto es CATHEDRAL GROVE, un popular bosque de abetos de Douglas (y otras especies), que es el remanente protegido de un incendio que se produjo hace unos 350 años. Se han instalado una serie de pasarelas con paneles explicativos para que todo el mundo pueda disfrutar de estos bellos gigantes.

El bosque de Cathedral Grove se encuentra en el McMillan Provincial Park, donde también puedes encontrar el delta del Cameron river, lagos y carreteras escénicas. Carreteras que continúan durante unas dos horas hacia Tofino con la Pacific Rim Hwy. Lo mejor es que vayas parando en cada playa de lago o río. Porque todo el camino es alucinante. ¡Si viajas a dedo bájate donde más te guste y disfruta (es ideal para pernoctar con tu tienda)! Por ejemplo aquí:

TOFINO Y UCLUELET

Tofino, el primo famoso de Port Renfrew goza de una ubicación similar, a orillas del salvaje West Pacific, pero en una serie de canales que suavizan la fuerza de las aguas. Es un lugar increíble, pero, en mi opinión, sobre explotado. Ha crecido mucho en pocos años, con decenas de restaurantes, hoteles y agencias de turismo repartidos entre sus calles de arena y que han atraen a miles de turistas cada verano. Estas agencias organizan desde excursiones multiaventura en tirolina o rafting hasta paseos para avistar ballenas y otra fauna marina en lancha… Y en helicóptero. También se pueden visitar algunas islas. A quien le guste eso tendrá en Tofino su paraíso. Para alejarse del gentío, basta con salir unos kilómetros a las playas y lagos de los alrededores. La playa más popular es Long Beach, con olas para los más surfers. Pero hay muchas más, solo tienes que explorar un poquito.

La vecina Ucluelet es un destino más auténtico, mucho menos orientada al turismo. Y más barato. Si piensas quedarte unos días por la zona mejor dormir aquí que en Tofino. Una vez más, el pueblo no destaca por su arquitectura, sino por la naturaleza que lo envuelve. Las vistas desde casi cualquier punto son magníficas, tiene playas muy chulas y hay un par de senderos cortos para hacer, como el Wild Pacific Trail o el Ucluelet Lighthouse loop.

CAMPBELL RIVER

Otro pueblo tocado por la Pacha Mama, presente en cada playa, río y lago que lo rodea. Todo es precioso alrededor, siendo quizás la atracción más popular las Elk Falls, una catarata y cañón en el Parque Provincial del mismo nombre. Si sigues por esa carretera puedes llegar al remoto e impresionante Strathcona Provincial Park, que no solo alberga la cascada más alta de todo Canadá (Della Falls, 440 m), sino que también ofrece muchas posibilidades de hiking y camping (algunas rutas de más de 30 km). También puedes navegar a Quadra Island desde Campbell River y perderte en sus bellezas.

ROAD 19 (NORTH SECTION)

El trayecto entre Campbell River y Port Hardy es otra ruta que merece mucho la pena hacer. Una vez más, ríos, lagos, bosques… Y pequeñas montañas. La diferencia es que esta parte norte de la isla es mucho menos poblada y visitada, por lo que el contacto con la naturaleza es todavía mayor. Lo mejor es que lo hagas tranquilamente, parando donde más te guste a descansar, comer o echarte una siestecita. Y siempre dispuesto a encontrar fauna.

PORT ALICE

Antes de llegar a Port Hardy (o si estás asentado ahí y quieres hacer una bonita excursión) se desvía la Port Alice Road, una carretera que va hacia un pueblito muy cuco llamado Port Alice. No solo vale la pena por el pueblo en sí, sino por el camino que te lleva a él. Una zona particularmente bella llena de ríos y lagos. En el Marble River Provincial Park hay un camping fabuloso para pasar la noche o simplemente venir a sentarse un rato junto a ese río cristalino. Port Alice es una población muy bien cuidada y bonita que contrasta con su vecina Port Hardy. Si no ves dónde se sitúa en el mapa creerás que se trata de un lago lo que ves a sus pies, pero es en realidad un entrante de mar que penetra tierra adentro decenas de kilómetros. Ideal para disfrutar.

PORT HARDY

Pequeña ciudad con aire fantasmal (suele estar nublada y llueve mucho) en la que se respira una mezcla de soledad remota y aventura. Estás (casi) en el extremo norte de la isla, donde todo es salvaje y rudo. No se parece a ninguna otra población de la isla, y no destaca por su belleza, aunque tiene un encanto especial. Lo más bonito de la ciudad es su zona marítima. Pero por lo que destaca realmente es por sus extraordinarios alrededores, con posibilidades para hacer rutas memorables de senderismo, kayak, surfing, camping, pesca… Y buceo para los más valientes. O bueno, simplemente disfrutar de una playa solitaria frente al mar. Es también el punto de escapada al Cape Scott Provincial Park, en el extremo noroeste de la isla. Una carretera de explotación forestal conecta Port Hardy y Holberg, en el extremo sur de este remoto Parque. El resto solamente puede recorrerse a pie, y de qué manera: el North Coast Trail discurre por casi 45 km por bosques y playas que pocos han visitado. ¡Anímate a ser el siguiente!

FERRY PORT HARDY – PRINCE RUPERT

Por último, desde Port Hardy salen varios ferris a la semana rumbo a la fantástica Prince Rupert. Se trata de un viaje maravilloso de unas 16 horas por salvajes fiordos y canales que se van haciendo cada vez más estrechos. Un espectáculo que te dejará sin palabras. Es caro (alrededor de 125 euros por persona en verano de 2017), pero vale la pena. Los PERROS PUEDEN VIAJAR, pero solamente en el "Pet Area", una sala específica para ellos pudiendo visitarles cada dos o tres horas. Si llevas coche puede quedarse en él. Más detalles sobre este viaje pronto.

Para leer sobre itinerarios por el norte de British Columbia haz click aquí.

Para leer sobre itinerarios por el sur de British Columbia y las Rocky Mountains haz click aquí.

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies