Viajar con perro en EEUU (oeste)


En Joshua Tree. (Foto tomada por Raúl Montoya)

Los Estados Unidos es uno de los países por los que más tiempo he viajado con Cocaí y, por tanto, de los que más conocimiento tengo a la hora de sacar conclusiones de lo que significa viajar con tu can por aquí. Nosotros nos movimos por ARIZONA, UTAH, CALIFORNIA, OREGON Y WASHINGTON.

TRAYECTO

Empezamos en Nogales, Arizona, en la frontera con México. De ahí viajamos hacia el norte del estado y Utah, para volver de nuevo a Arizona y enfilar hacia el oeste. Llegamos al sur de California. Desde aquí pusimos rumbo al norte atravesando todo el estado dorado, Oregon y Washington. Hasta Canadá.

Nogales – Tucson – Mammoth – Petrified Forest National Park – Canyon de Chelly National Monument – Page – Grand Staircase-Escalante National Monument – Zion National Park – Bryce Canyon National Park – Panguitch – Arches National Park – Moab – Canyonlands National Park – Monument Valley – Page de nuevo – Grand Canyon National Park – Flagstaff – Sedona – Mojave Desert National Preserve – Joshua Tree National Park – Riverside – Death Valley National Park – Lone Pine – Alabama Hills – June Lake – Lake Tahoe – San Francisco – Bolinas – Humboldt Redwood State Park – Redwood National and State Parks – Harris Beach State Park (Brookings) – Bullards Beach State Park – Jessie M. Honeyman State Park – Newport – Portland – Vancouver (Washington) – Potlatch State Park – Olympic National Forest – Sequim – Dungeness County Park – Port Angeles – Victoria (Vancouver Island, Canadá).

DURACIÓN

Dos meses.

TRANSPORTE

Mis medios de transporte en EEUU

Dedo. Prácticamente todo el viaje lo hicimos a dedo. Lo mejor de viajar a dedo en los States es que uno se saca todos los prejuicios que pueda tener de este país y sus habitantes. Un hippie con su perro, inmigrante y recién elegido Trump, pudo viajar durante dos meses por el país gracias a enormes personas, cruzando de México a Canadá. Además, también es interesante ver el perfil tan variado de la gente que te da ride en comparación a otros países. Por ejemplo, aquí nos dieron ride todo tipo de gente, sin importar el género (por ejemplo, en México solo conseguí un ride de una mujer), el color (negros, blancos), la religión (musulmanes, católicos) o la ideología política (más de izquierdas, ¡pero también nos llevó algún que otro Trump supporter!).

Give us a ride!

Y nos lo dieron... Decenas de personas. Por ejemplo, este hombre, que incluso se salió de su puesto de trabajo para llevarnos a nuestro destino

Bus. Solo tomamos dos buses. En el trayecto inicial desde la frontera con México hasta Tucson, que nos dejaron subir a un servicio de furgonetas que tenían allí para llegar a alguna población. En un corto trayecto de la costa de Oregon: Gold Beach – Bandon, muy cerca de Bullards Beach State Park. En la costa de Oregon es común que se pueda acceder con perro a los autobuses. “Service animals and well-behaved dogs are allowed on buses”. Todo un ejemplo a seguir por los demás.

Coches de amigos. Fui a ver a una amiga (Isa) que vive en Flagstaff e hicimos una excursión a Sedona con su coche. Mi amiga Erika, residente en LA, vino a verme a Mojave Desert y visitamos el Joshua Tree NP.

¡Erika vino al rescate y visitamos juntos el Joshua Tree NP!

Ferry. El ferry que sale de Port Angeles, al norte de Washington, hacia Vancouver Island no solo te deja subir a bordo con tu perro, sino que además podéis caminar libremente por el barco. En otros ferries en los States y Canadá puedes viajar con tu can, pero solo llevándole en una jaula (normalmente la provee la compañía de ferry).

Cocaí paseando a bordo con un nuevo colega (Jaxe), y con el que iba a convivir las primeras semanas en tierras canadienses

Otros que no utilicé

Coche compartido. No hay Blablacar ni nada que se le parezca. Tienen algunas páginas, pero no vale la pena que las mencione, pues apenas las utilizan. Sin embargo, hay páginas de compartir coche en grupos de Facebook.

Coche de alquiler. Siempre puedes alquilar un coche.

ALOJAMIENTO

El alojamiento en EEUU es fácil a la hora de que puedas acceder con tu perro. Hay muchos campings y casi todos los hoteles admiten perro, pagando una tasa (normalmente entre 10 y 25 dólares). Sin embargo, tasas aparte, es carísimo (no es para presupuesto mochilero para nada), especialmente si viajas solo. Suelen cobrar por habitación (hotel) o por parcela (camping). Además, la idea del hostel no es muy popular, a excepción de ciudades grandes como San Francisco. Nosotros básicamente utilizamos la tienda, pero hubo otras formas de alojamiento además de acampar. Pasemos a verlas.

Acampada libre. Estos son los lugares en que pusimos la tienda “sin pedir permiso”: Painted Desert, Lone Rock (Page), Mt Carmel Junction, Death Valley NP, Riverside (en una plaza), en algún lugar cerca de Seal Rock (Oregon).

Acampando en el Painted Desert, uno de los lugares más extraños en que hemos dormido

Camping. Lugares habilitados en que hicimos camping: Canyon de Chelly, Arches NP, Bryce Canyon NP, Moab (hostel/camping), Josua Tree NP, Death Valley NP, Alabama Hills, Harris Beach State Park, Bullards Beach State Park, Jessie M. Honeyman State Park, Potlatlch State Park.

Haciendo amigos en Joshua Tree NP

Únicos locos en el camping de Bryce Canyon en pleno enero

Coche. Conocí a Jeremy, un chico belga que estaba viajando en coche, y Coqui y yo nos unimos por varios días. Jeremy dormía en la parte de atrás, hecha cama, y Cocaí y yo en los asientos de delante. Así dormimos en lugares como Grand Canyon NP, Flagstaff, Mojave Desert y algún otro lugar en el camino. Es común encontrar en los States a viajeros que utilizan sus coches con esta doble función (y es que es caro hasta para sus sueldos).

¡Joder, pero si esto es mucho mejor que la tienda!

Casas de amigos. En Portland, con el primo de una amiga.

Couchsurfing. Solo hice una vez, en Riverside con una familia muy maja. Intenté varias veces a lo largo del país, pero no funcionó demasiado bien… En San Francisco conseguí un host, pero al final me quedé con un tipo que me había dado ride: César.

Couchsurfing espontáneo. En Mammoth (Arizona), con Franckie, Isha y sus dos pequeños. En San Francisco con César y su familia. En Sequim con Dorleta. Las tres fueron después de que me diesen un ride. Tuvimos la suerte de cruzarnos en el camino con estos buenos samaritanos que no solo nos sacaron de la carretera y nos dieron techo, sino que nos hicieron disfrutar de momentos inolvidables.

Apenas llevábamos 24 horas en EEUU cuando Franckie nos dio un ride. Al rato estabámos con su linda familia en su casa. Nos acomodaron...

... ¡Y nos mimaron!

Cabaña y Yurt. En el Humboldt Redwood State Park y Harris Beach State Park, respectivamente. Todo gracias, nuevamente, a César and family. Puedes leer más sobre esta historia aquí.

Esa yurt tan maja fue nuestro hogar en el bosque por un día. Gracias a César y Melissa, una vez más

Hotel. Tucson, Canyon de Chelly, Panguitch, Page. Los dos primeros ni siquiera los pagué yo... Aquí no procede, pero el que esté interesado puede leer mis diarios para descubrir las cosas tan maravillosas que puede un ser humano desconocido hacer por ti sin esperar nada a cambio. Incluso en los States, donde muchos creen que impera el egoísmo.

¿Pero esto qué es lo que é? ¿Una cama tan grande para cada uno? I can't believe it!

Algunas recomendaciones

El Lazy Lizard Hostel de Moab, Utah. Es un hostel muy buen rollero que, aunque no admite perros en las habitaciones ni en las cabañas, y por tanto te tocará dormir en la zona de camping, sí te dejan utilizar la cocina y la sala de estar. Aunque no te lo puedo garantizar, si tienes un perro tranquilo seguramente te dejen meterlo en la sala común e incluso pasar la noche en ella. Nosotros acabamos durmiendo en el sofá las últimas noches… ¡Es uno de los pocos hostels de la zona y hay que aprovecharlo! Especialmente si estas viajando en invierno, como fue nuestro caso.

Lazy Lizard Hostel de Moab, Utah

Intenta Couchsurfing en ciudades grandes como San Francisco, Portland o Seattle, más que en pueblos y ciudades pequeñas.

En territorio estadounidense son bastante flexibles a la hora de que acampes libremente. Podréis acampar en cualquier trozo de tierra, ya sea que estéis de paseo por el bosque o que se os haga de noche en la carretera (pues no hay problema con que acampéis a un lado). Lo único que hay mucha propiedad privada, ¡así que cuidado, que te salen con la escopeta! Mi consejo es que acampéis en National Forests y en las BLM areas (Bureau of Land Management). Todo lo que es National Forest (que hay muchos) permite la acampada libre, sin costos de ningún tipo. En Parques Nacionales normalmente tienes que ceñirte a los campings habilitados, a menos que hagas una excursión de varios días. Lo malo de esto último es que los perros no están permitidos en el 95% de los trails de los National Parks… Puedes ir (nosotros lo hicimos) pero que sepas que te puede caer una multa.

LOCALES DE COMIDA Y OTROS ESTABLECIMIENTOS

Nosotros no anduvimos mucho por ciudades y zonas civilizadas… Estuvimos más por áreas naturales. Aun así creo que tengo una idea aproximada. Por lo general no dejan pasar a perros en restaurantes. Pero hay sitios en que sí. Mi recomendación es que entres sin pedir permiso y si ya te dicen algo pues te vas. Si preguntas, normalmente te van a decir que no se puede. Creo que sobre todo en Oregon y Washington encontrarás fácilmente restaurantes y locales de comida rápida que admitan perros. En la costa de Oregon, donde están muy avanzados con el tema perruno, yo entré con Cocaí a un par de Subways (más por la wifi que por la comida) y nunca me dijeron nada. También entré en algún local en Tucson, al llegar a territorio yanqui. Por otro lado, si viajas con coche siempre puedes dejar a tu compañero a bordo.

Prometo que no me patrocina Subway

Tomando unas cheves con estos weyes y parceros en una terraza en Pioneer Town

Fuera de los locales de comida no lo tengo muy claro. Nosotros entramos en varias tiendas y en alguna lavandería. Yo creo que no tendrás problemas por lo general, pero habrá lugares que no os dejen.

Este dispensario de cannabis de Port Angeles (Washington) nos dio la bienvenida con un "dont worry, be happy"

ÁREAS NATURALES

Parques Nacionales y National Monument

En EEUU son muy restrictivos con el tema de mascotas en sus Parques Nacionales y National Monument. En todos podrás acceder con tu perro, pero solamente tendrá acceso a las zonas de carretera (y aledañas), los campings y, como mucho, algún sendero que quede por la zona más “urbanizada”. Es decir, no te dejan llevar a tu buddy a prácticamente ningún hiking. Para visitar un Parque en coche dando pinceladas está bien. Para hacer marchas no. Nosotros sí pudimos hacer varios hikings en muchos Parques… ¿Por qué? Porque estábamos viajando en pleno invierno, enero y febrero, cuando hay muy pocos visitantes y apenas Rangers (guardaparques) frecuentan los Parques. Luego, hay Parques más restrictivos que otros. Esta es mi experiencia uno por uno:

Petrified Forest NP, Arizona

A nosotros en el Painted Desert nos permitieron acampar en la zona de wilderness a pesar de que no están permitidos perros. También recorrí parte del Parque con dos tipos de Seattle que nos dieron ride y fuimos haciendo paradas. Dentro de la permisividad limitada que dan los Parques Nacionales en los States, éste es un buen Parque para visitar con tu perro.

Holy smoke! ¿Dónde me has traído esta vez, alma de cántaro?

Canyon de Chelly National Monument, Arizona

Hice dos excursiones: una organizada con guía que nos llevó por el interior del cañón (Cocaí no pudo venir, pero me la cuidaron en la agencia); otra por el rim (por lo alto del cañón), excursión que hice con un tipo de Nevada muy majo que nos dio ride. Los perros aquí sí son permitidos, salvo si bajas al cañón por un sendero (ahí se quedaron Cocaí y el perro de este chico en el coche un momento).

Grand Staircase-Escalante National Monument, Utah

Buen lugar para visitar con tu perruno. Hay muchas rutas y en algunas sí se puede acceder con perro (al menos no decía lo contrario).

Conociendo Utah

Zion NP, Utah

Solo tiene un sendero que puedes visitar con tu perro, al lado del camping. Sí pude hacer algunos otros hikings mientras Cocaí se quedaba en el coche del chico de Nevada.

Bryce Canyon NP, Utah

Lo mismo que Zion, solo tiene un sendero perruno. Los otros senderos los hice solo, mientras Cocaí aguardaba en la tienda. Pobrecita.

Aun así se lo pasó teta corriendo por la nieve

Arches NP, Utah

Creo que no hay ningún sendero perruno, pero sí puedes acceder a miradores y demás. Nosotros recorrimos el Parque con un chaval que nos alzó de la carretera. Aunque no está permitido, hicimos parte de un sendero con Cocaí (no había nadie en el Parque).

Canyonlands NP, Utah

Este Parque tiene tres partes. Nosotros visitamos dos: Island in the sky y The Needles. En las dos la regulación es la misma y en teoría los perros solo pueden permanecer en las zonas de camping y en las rutas de carretera y miradores en el camino. Nosotros nos saltamos un poco las normas. No había ni Perry (ni siquiera había nadie en el control de entrada). En las dos secciones, que también fuimos en coche con gente del Lazy Lizard Hostel de Moab, hicimos algunos hikings muy chulos.

Uno de nuestros Parques favoritos

Monument Valley, Arizona

Puedes acceder al mirador con tu perro. No sé si dentro, porque nosotros no entramos (desde fuera se ve de puta madre).

Grand Canyon NP, Arizona

La zona del rim, o sea desde arriba del cañón, es accesible para perros. Las rutas que van hacia el interior del cañón no. Cocaí se quedó en el coche de Jeremy, el chico belga con el que viajamos unos días. También tienen un servicio de jaula para perros en el Parque, por si no tienes un coche donde dejar a tu perro o si visitas el Parque en época de calor y no quieres que tu buddy se desintegre. Lo de la jaula, dentro de lo malo, es un puntazo.

¡Toma ya Coqui, we made it to el Gran Cañón!

Joshua Tree National Park, California

Más de lo mismo en teoría. Lo visitamos dos veces. Primero en coche con mi amiga Erika, así que bien. Aun así hicimos varias excursiones cortas por el Parque con Cocaí. Segundo con unos chavales que conocí en el camping, también en coche y haciendo paradas en desiertos de cactus y miradores.

Erika y Coqui entre Joshua Trees

Death Valley NP, California

Death Valley es uno de los Parques que mejor recorrimos. Hicimos unas cuantas excursiones por diferentes zonas del Parque. Creo que es uno de los más permisivos en cuanto a moverte con tu perro. Incluso en la zona más turística, las dunas, no vimos Rangers.

Redwood National Park, California

Solo lo hicimos en coche (con César y Melissa). Hicimos algunas paradas, pero ningún hiking largo. Creo que no están permitidos los perros tampoco, salvo en algunas partes.

Olympic National Park, Washington

Estaba cerrado por nieve. Una pena, porque dicen que es precioso. Aun así, ya que habíamos ido hasta allí (nos dio el tour Dorleta, chica que también nos alzó de la carretera), nos dimos un paseo por la entrada, ¡así que teóricamente sí llegamos a entrar!

¡Y lo pasamos en grande con la nieve!

Otros

Si nos salimos de la categoría de Parques Nacionales, el resto muy bien. Ya sea Preserve, State Parks, National Forest… En estos no te pondrán ninguna pega. Aquí no me voy a entretener con nuestra experiencia uno por uno, solo nombraré las áreas en que estuvimos y diré que en todas hicimos rutas y paseamos sin restricciones: los alrededors de Moab, las montañas de Sedona, Mojave Desert Preserve, Alabama Hills, June Lake, Lake Tahoe, Humboldt Redwoods State Park, los State Parks de la costa de Oregon, Potlatch State Park, Olympic National Forest. Como hay tantísimos State Parks en Oregon, aquí os dejo el enlace oficial: http://oregonstateparks.org/. No nos dejaron pasar a Cocaí en un State Park californiano de Redwoods (Samuel P Taylor State Park), que queda a 20 minutos en coche de San Francisco.

Tierra tragame... ¡Que caloret! (Mojave Desert)

En cuanto a playas, estuve en algunas de la ciudad de San Francisco y alrededores (Bolinas), asi como en los litorales de Oregon y Washington. Son bastante permisivos, pero claro, una vez más, nosotros anduvimos por allí en los meses de invierno. En verano probablemente sea otro cantar.

César y Cocaí en la playa de Bolinas

Con un amigo en Harris Beach State Park

Recomendaciones finales

Considera alquilar un coche para recorrer algunos Parques Nacionales. Es difícil viajar a dedo por un sitio en el que los perros no están permitidos (y menos en temporada alta). Se puede hacer (yo lo hice), pero probablemente te pierdas rutas que querías hacer. E incluso Parques… Por ejemplo, puedes alquilar en San Francisco o LA y recorrer los Parques “aledaños”: Joshua Tree, Death Valley, Yosemite, Sequoia, King Canyon… Si te decides a hacerlo a dedo igual no ves tanto pero obtendrás otras cosas (amigos, aventuras…).

El Annual Pass de los Parques y Monumentos Nacionales. Este pase cuesta unos 80 dólares, pero es que cada Parque de por sí cuesta entre 20 y 30 dólares. Si haces 3 o 4 ya lo has amortizado. Vale para todo un año desde que lo compras (ejemplo, si lo compras en abril te vale para abril del año que viene).

Aprovecha el invierno para visitar los Parques más calurosos, como Joshua Tree o Death Valley (imposibles visitarlos en verano). O para disfrutar en silencio de esos Parques que se llenan tanto en los meses de verano. Verlos nevados también tiene su punto.

PAPELES

No me pidieron documentación perruna al entrar en los States desde México. Lo hice por el paso fronterizo de Nogales, entre Sonora y Arizona. En teoría te pueden (deben) pedir los papeles, que en este caso son los comunes: certificado veterinario de salud expedido en la semana previa a entrar en EEUU, vacunación de la rabia en vigencia (esto es, en los últimos 12 meses; si es cachorro tiene que ser con al menos un mes de anterioridad), desparasitación externa en los días previos a cruzar, y chip electrónico.

No hay riesgo de rabia ni de otras enfermedades en el país.

VALORACIÓN

EEUU es un país complicado para viajar con perro para los mochileros sin coche. Si bien son muy dog-friendly, los dos pilares fundamentales de un viaje (alojamiento y transporte) van a suponer un problema. Por diferentes razones: el primero por los precios y el segundo por el acceso.

Como ya he comentado, el alojamiento en el país no será demasiado difícil de conseguir, pero sí muy caro. Los hoteles se salen de la órbita del presupuesto mochilero y los campings oficiales no son baratos para nada. Pero ahí está la opción, cosa que en otros destinos no la tienes. De todos modos, llévate la carpa para algún apuro y, sobre todo, para hacer excursiones por la extensa y hermosa naturaleza del lejano oeste. Bajo mi experiencia Couchsurfing no funciona demasiado bien, pero es solo mi experiencia. Siempre hay que probar.

En cuanto al transporte, como en casi cualquier país, tendrás que confiar tu suerte al pulgar. La buena noticia es que los ciudadanos yanquis aman a los perros y sus corazones flaquearán al ver a tu peludo en la carretera. ¡Más de uno me dijo que me llevaba por mi perro! Otra cosa que puedes hacer es buscar en páginas de Facebook de compartir coche o de viajes (no hay Blablacar ni nada que se le parezca).

En resumen, los pros y contras:

  • Pros: Cultura perruna, tu perro se va a sentir como un divo/diva de la vida, recibiendo sonrisas por la calle, mimos, premios… Muchos hoteles/moteles que admiten mascotas, aunque sean caros. Gran libertad para acampar.

  • Contras: Es muy caro. La política “anti-perruna” en los Parques/Monumentos Nacionales. Falta de una aplicación popular de coches compartidos del tipo Blablacar.

  • Grado de dificultad para viajar: 7.

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies