Islas Galápagos, itinerario


Mucha gente cree que ir a las Galápagos es muy caro y que solo se puede hacer mediante paquete turístico. Si bien es cierto que muchas de las islas son remotas y solo puede accederse a ellas en cruceros organizados pagando un dineral (por no hablar de que gran parte del archipiélago está reservada exclusivamente a los investigadores), la realidad es que hay una serie de lugares accesibles a todos y puedes perfectamente montártelo por tu cuenta a un buen precio (relativamente)… Y vivir la experiencia como lo que es: el archipiélago más apasionante del planeta. Y encima a tu ritmo. No necesitas ver todas las islas para disfrutar de ese paraíso de paisajes, ese laboratorio natural de animales únicos. ¡Las iguanas, tortugas, lobos marinos, piqueros, fragatas y demás fauna están por todas partes!

El acceso a las Galápagos es únicamente por aire, pudiendo volar (solamente) desde las nacionales Quito o Guayaquil (precio alrededor de 200 dólares ida y vuelta). Hay dos puertos de entrada: Santa Cruz (Baltra) y San Cristóbal. Además de esas dos, se pueden visitar otras islas, como Isabela, Floreana y Santa Fe (solo excursión de día). El transporte de una isla a otra es en bote tipo lancha (también hay avionetas, pero son muy caras). En cada isla hay muchos planes que podrás hacer a tu bola y otros que necesitarás de un guía (las excursiones, aunque variables, rondan los 30/40 dólares por persona; se puede regatear). Para recorrerlas bien, y ya que has desembolsado en el vuelo, recomiendo no menos de diez días en este paraíso volcánico. Aquí veremos lo mejor de cada isla visitable.

Nota. Igual te resulta más cómodo ver este recorrido en este formato.

SANTA CRUZ

La isla más poblada (alrededor de 15.000 habitantes) ofrece mucho por hacer. Además, su ubicación central hace que desde aquí puedas viajar en lancha al resto de islas visitables (Isabela, Floreana, San Cristóbal). Aunque te intenten engañar diciendo que para muchos lugares solo puedes ir con tour, todo esto lo puedes hacer por cuenta propia:

Puerto Ayora. Pasear por las calles de la ciudad más popular de las Islas, donde se concentra toda la actividad turística (restaurantes, tiendas, etc) y animación. Buen sitio para conocer locales y viajeros y para comer (si quieres darte un capricho, las langostas son riquísimas).

Estación Científica Charles Darwin. A una caminatilla de Puerto Ayora queda esta estación con paneles de interpretación y un centro de cría de tortugas gigantes (y otros interesantes animales autóctonos). A las afueras hay una bonita playa.

Tortuga Bay. A un corto paseo de la ciudad queda esta magnífica playa de arena fina (y aguas turquesas) de varios kilómetros donde habitan cientos de iguanas marinas, tortugas, lobos y diferentes especies de aves. Pasada esta playa llegas a una bahía de aguas calmadas (genial para bañarse) con vegetación de tipo manglar.

Playa El Garrapatero. Esta playa maravillosa, apartada de cualquier asentamiento, es el escenario perfecto para pasar uno o varios días tranquilo en conexión con la naturaleza. Justo detrás hay una pequeña laguna habitada por flamencos y otras aves. Se puede acampar gratis (solicitando permiso).

Reserva El Chato, Rancho Primicias. Allí esperan las famosas tortugas terrestres gigantes (y que dieron nombre al archipiélago). Impresionante ver a estos calmados seres, caminando despacio, pastando o, simplemente, escondidos en sus caparazones. El lugar cuenta también con un túnel de lava.

Los Gemelos. Dos cráteres formados por una serie de erupciones cuando las islas estaban aún activas. El entorno es precioso, en pleno bosque de Scalesia.

Pueblos: Bellavista, Santa Rosa. Qué mejor manera de penetrar en la cultura isleña que visitando lugares auténticos, alejados del turismo. Se puede ir en bus desde Puerto Ayora.

Excursiones con guía/agencia:

  • Snorkel/buceo frente a la Isla de Santa Fe.

  • Snorkel alrededor de Seymour Norte.

  • Excursiones a playas y manglares alrededor de la isla.

  • Excursión de un día a Floreana.

ISABELA

Esta isla, más joven y volcánica, es única y maravillosa (hasta tiene forma de caballito de mar). Ya al llegar al puerto de su única población, Puerto Villamil, uno se da cuenta de la magia que emana: pingüinos de las Galápagos y lobos marinos te saludan desde las transparentes aguas y las calles de arena te guían por una interesante comunidad. Aunque es la isla de mayor tamaño, solo se puede visitar el tercio (o más bien quinto) sur. No importa, hay mucho que hacer. Por cuenta propia:

Puerto Villamil. Disfrutar del ritmo suave de sus gentes y de la gastronomía. Y, por supuesto, bañarse en el propio muelle y sus estribaciones, donde nadan pingüinos y lobos.

Criadero de tortugas. A las afueras del pueblo.

Muro de las Lágrimas. Se trata de un sendero de unos 7 km que parte en Puerto Villamil y finaliza en esta estructura, construida por una colonia penal en los 40 y 50 del siglo XX y que fue responsable de miles de muertes de reclusos. Se puede alquilar una bici o ir a pie, ambas recomendables. En el camino hay playas rebosantes de vida (lobos e iguanas, principalmente), exuberantes manglares, pozas y lagunas (¡atentos a los flamencos!).

Con guía:

Volcán Sierra Negra. En teoría solo se puede hacer con guía, pero es una de las excursiones que más vale la pena desembolsar. Se parte a las 8 de la mañana y se regresa por la tarde. Atravesarás uno de los cráteres más grandes del mundo, paisajes inhóspitos hechos de lava, bosques, etc. Desde algunos puntos tendrás panorámicas espectaculares y alcanzarás a ver un trozo de la Isla Fernandina, la más joven y con mayor actividad volcánica del archipiélago.

Túneles de Lava. Es un lugar de aguas super claras a una hora en bote de Puerto Villamil ideal para hacer snorkel. Es muy cara (alrededor de 90 dólares), pero el espectáculo de tortugas marinas, mantas raya y peces de colores lo vale (aunque yo no lo hice). Se recorre también un poco la zona a pie para conocer cómo se formó geológicamente la zona.

Tintoreras. Excursión que combina paseo en bote observando aves: gran colonia de piqueros de patas azules, algunos pingüinos, etc; un corto senderismo por un islote sorteando iguanas (terrestres y marinas), que es zona de reposo y cría de tintoreras (también llamados tiburones de arrecife de punta blanca); y un snorkel en el que se avistan tortugas, peces, langostas…

SAN CRISTÓBAL

La isla más oriental y sede de la capital de la provincia tiene lugares sensacionales, muchos de los cuales pueden visitarse a pie, pues quedan a dos pasos de la ciudad. Otros, no obstante, requieren un guía.

Qué puedes hacer por tu cuenta:

Puerto Baquerizo Moreno. Pasear por la tranquila capital, que tiene mucho encanto.

Centro de Interpretación. Aprende sobre la historia, geografía y significado de las Galápagos. Queda a las afueras de Puerto Baquerizo.

Playa Punta Carola. Una playa sin gente, pero con cientos de otros seres. Una lobera con todas las de la ley. Parece más de lo mismo, pero no. Aquí veras a los lobos tan de cerca que casi puedes tocarlos. Pero cuidado, que no son muy agradables si te intentas acercar cuando reposan en la arena… Sin embargo, seguro que más de uno se pone a nadar alrededor de ti si te das un chapuzón.

Cerro de las Tijeretas. Un sendero de unos 2 km que sale de la ciudad y sube hasta este pequeño cerro. Los acantilados (y los cielos) están llenos de fragatas, y las vistas son magníficas.

Laguna El Junco. Preciosa laguna a 700 m de altitud que queda a 10 km de El Progreso, último lugar al que se puede llegar por carretera.

Playa de Puerto Chino. Aislada playa de aguas turquesas en la que se puede acampar gratuitamente (solicitando permiso).

Excursiones guiadas:

El León Dormido. Una de las excursiones imprescindibles para el viajero. Una lancha te lleva a esta roca gigante, partida en dos, que sobresale como una montaña en medio del océano. ¡Y empieza la aventura! Un snorkel (o buceo) por esas aguas llenas de vida, pasando el túnel que dejan las dos altas paredes de roca. Además de peces de colores allí esperan pulpos, tiburones de varias especies (¡entre ellos tiburones martillo!), mantas raya, tortugas, lobos marinos… A la vuelta se para en la bonita Playa de Manglesito para rebajar un poco toda la adrenalina acumulada.

FLOREANA

Floreana, también conocida como Santa María, es una de las cuatro islas pobladas… Eso sí, tan solo alberga 100 almas, concentradas todas en la acogedora villa Puerto Velasco Ibarra. La mayoría de sus visitantes llega aquí con un tour de un día desde Santa Cruz, pero también puedes venir por tu “propio pie” a relajarte unos días y hacer migas con sus 100 paisanos (salen un par de lanchas a la semana desde el muelle de Puerto Ayora, en Santa Cruz). La mayor parte de la isla es salvaje e inaccesible, pero puedes hacer algunas cosas sin necesidad de pagar un tour:

Interior de la isla. Hay una corta carretera que penetra (y asciende) a una bonita zona interior. Al final de la misma parten algunos senderos que te llevan a ver tortugas gigantes, cuevas y piedras talladas.

Playa Negra. En el propio pueblito, esta playa de arena negra es ideal para el snorkel, ya que sus aguas son el hábitat de tortugas marinas, lobos marinos y peces tropicales. Las rocas son hogar de iguanas marinas.

viajerosperrunos

And get news about travels, dogs...

And traveling with dogs! 

Copyright © 2017-2018 | Viajeros Perrunos | Aviso legal | Política de privacidad | Cookies